www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PUIGDEMONT: LUCHANDO DESESPERADAMENTE POR EVITAR LA CÁRCEL

viernes 27 de octubre de 2017, 10:59h
Desde hace unos días, Carlos Puigdemont está luchando de forma desesperada no por la independencia de Cataluña sino...

Desde hace unos días, Carlos Puigdemont está luchando de forma desesperada no por la independencia de Cataluña sino por eludir la cárcel. En la jornada de República bananera que Cataluña, y también España, padeció durante la jornada del jueves, el presidente de la Generalidad estuvo dispuesto a convocar elecciones autonómicas si se le garantizaba la impunidad personal. La respuesta de Moncloa fue un no rotundo. El presidente trilero, el mequetrefe de Puigdemont, se mostró dispuesto a chasquear a sus socios de ERC y de la CUP para lograr un compromiso del Gobierno que apartara de él la sombra temblorosa de los barrotes carcelarios.

No lo consiguió. Aplazó entonces por dos veces su comparecencia pública, en medio de la rechifla general, mientras los independentistas le increpaban públicamente llamándole “traidor”. Sobre todo, los jóvenes se hartaron de gritarle traidor en las calles barcelonesas y en la misma plaza de San Jaime.

Sin otra preocupación de fondo que eludir personalmente la cárcel, Carlos Puigdemont habló a las cinco de la tarde para endosar al Parlamento de Cataluña la responsabilidad de proclamar la independencia y de cualquier otra decisión comprometida. Todo un ejemplo de cobardía política.

Desde hace meses el presidente de la Generalidad está cometiendo presuntamente un delito de sedición continuada. Los juristas más prestigiosos coinciden en opinar que no podrá eludir la pena de prisión. Ha quebrantado la ley, ha ofendido a la Constitución, ha preparado de forma descarada un golpe de Estado, se ha mofado del Gobierno y de las instituciones, y difícilmente se va a ir de rositas, tras tanto atropello y tanta tropelía. Está acorralado y lo sabe. De nada le ha servido la argucia final, el último intento de chantaje cambiando elecciones por impunidad.