www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESTABLECER LA LEGALIDAD EN CATALUÑA

viernes 27 de octubre de 2017, 20:54h
¡Qué vergüenza! ¡Qué desgaste atroz para la imagen de España! ¡Qué ridícula parodia! ¡Qué espectáculo de República bananera!...

¡Qué vergüenza! ¡Qué desgaste atroz para la imagen de España! ¡Qué ridícula parodia! ¡Qué espectáculo de República bananera! ¿Cómo se ha podido llegar a una situación tan absurda? ¿A quién le corresponde la responsabilidad?

La opinión pública ha reaccionado entre la consternación y la indignación. El presidente del Gobierno ha pedido calma y serenidad a todos los españoles y ha dado seguridad de que se restablecerá de forma inmediata la legalidad en Cataluña. La aplicación del artículo 155 así lo acredita. Se producirán dificultades para cumplir lo que en él se establece. Habrá que lidiar manifestaciones y extremosidades. Y ojalá que no haya que lamentar víctimas.

Tras la destitución del Govern en pleno, tal y como anunció Mariano Rajoy, habrá que detener a Carlos Puigdemont y ponerle a disposición de los jueces. Y con él a Oriol Junqueras, al pobre Arturo Mas, al presunto traidor José Luis Trapero, a la taimada Carmen Forcadell y a sus compinches directos. Al delito de sedición con el que se les señalaba se suma ahora el de rebelión.

El Estado de Derecho no puede demostrar la menor debilidad. Debe actuar con contundencia y de forma fulminante, sin la menor contemplación. Eso es lo que esperan todos los catalanes que se sienten españoles, también los ciudadanos de España y las Cancillerías de los países democráticos del mundo.

Después de tantos lamentables pasteleos, después de tantas merengosidades, después de tantas inacciones, Mariano Rajoy tiene ocasión de rehabilitarse ante el pueblo español. Si acierta en su decisión de hacer cumplir la ley, y en la convocatoria de elecciones autonómicas para el 21 de diciembre, que Dios se lo premie; si se equivoca, que las urnas se lo demanden.