www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA UNIDAD DE ESPAÑA SANGRA LOS VOTOS DE PODEMOS

miércoles 08 de noviembre de 2017, 14:10h
Pablo Iglesias no está con la independencia de Cataluña sino con un proceso revolucionario que liquide el sistema actual, saque...

Pablo Iglesias no está con la independencia de Cataluña sino con un proceso revolucionario que liquide el sistema actual, saque a España de Europa, de la Otan y del euro, nacionalice la Banca, los seguros, los bienes de producción y las telecos, e imponga el comunismo del siglo XXI, como en Venezuela.

Tal vez por ello en Podemos no se ha calibrado bien la reacción popular que iba a generar el independentismo catalán. Alertado y alentado el pueblo español por el discurso del Rey, reaccionó cubriendo de banderas rojigualdas las ciudades de España. La mayoría silenciada de Cataluña se lanzó por dos veces a la Calle y abarrotó Barcelona en defensa de la unidad española.

500 años de Historia son muchos años. No se puede jugar alegremente con ellos. Es un esperpento que dos diputados de un partido antisistema puedan decidir despedazar a una nación con medio milenio de unidad nacional. Pablo Iglesias no ha sabido calibrar la realidad de la unidad española, o lo ha hecho demasiado tarde. Sin otra preocupación que el proceso revolucionario ha transmitido la imagen de la alianza de Podemos con los sectores secesionistas de Cataluña.

Y ahí están los resultados: un retroceso considerable en la intención del voto porque incluso un porcentaje muy alto entre los indignados y los asqueados no quieren que España se fracture. No sé si será tarde para rectificar pero Pablo Iglesias debe aprender la lección y no jugar con el sentimiento profundo de los españoles. Se pueden intentar cambiar muchas cosas pero no fracturar España.