www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA EMA NO PODÍA IR A UNA BARCELONA CON EL HORIZONTE FUERA DE EUROPA

martes 21 de noviembre de 2017, 11:54h
El presidente felón Carlos Puigdemont, que ha hecho de la mentira un hábito, echa la culpa del fiasco de Barcelona en el...

El presidente felón Carlos Puigdemont, que ha hecho de la mentira un hábito, echa la culpa del fiasco de Barcelona en el asunto de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) al artículo 155 de la Constitución. Se necesita tener un tupé tan fornido como el de este mequetrefe prófugo para hacer semejante afirmación. La normalización de la vida catalana dentro de Europa, a través del 155, permitía abrigar alguna esperanza. Pero las bazas en contra eran demasiado consistentes.

Los europeos, como es lógico, han eliminado en primera votación a Barcelona, la gran favorita hace solo tres meses. El disparatado proyecto de proclamar a Cataluña república independiente suponía instalar al nuevo Estado fuera de la Unión Europea. Y como ese era el propósito de los secesionistas, y así lo votaron, los responsables europeos no podían adjudicar una agencia europea a una Cataluña que los soberanistas pretendían situar fuera de Europa.

El secesionismo que tanto daño ha hecho ya a la prosperidad catalana ha consumado con la EMA su último desastre. Al votar la exclusión de Barcelona, los responsables europeos habrán tenido en cuenta también la fuga de Cataluña de las principales empresas allí establecidas. Ante semejante espectáculo, ¿qué podían esperar los catalanes? Nadie quiere instalarse en el estercolero del botarate de Carlos Puigdemont. Eso está claro. La votación de la EMA ha resultado concluyente para aviso de navegantes.