www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GANE QUIEN GANE, SE IMPONDRÁ EL RESPETO A LA LEY

miércoles 22 de noviembre de 2017, 12:19h
En medio de las merengosidades y pasteleos propios de su condición arriólica, Mariano Rajoy ha acertado al declarar al diario...

En medio de las merengosidades y pasteleos propios de su condición arriólica, Mariano Rajoy ha acertado al declarar al diario italiano La República que “gane quien gane en Cataluña el 21-D, lo primero que tendrá que hacer es respetar la ley”.

No se trata de unas elecciones plebiscitarias. Se trata de unas simples elecciones autonómicas, deformadas, es cierto, a través del circo montado por el expresidente prófugo Carlos Puigdemont durante los meses de septiembre y octubre. Si el 21 de diciembre ganaran las agrupaciones secesionistas, además de tener el derecho democrático a gobernar la Comunidad catalana, deberán cumplir la ley si no quieren que se les aplique de nuevo el artículo 155.

Nadie niega el derecho a defender el soberanismo. Los que así piensen podrán hacerlo por todos los medios a su alcance, pero siempre dentro de la ley y de la Constitución. El artículo 168 establece las condiciones que deben cumplirse para que el proyecto secesionista vaya adelante. A nadie se le va a perseguir por defender la independencia sino por saltarse la ley e imponer la decisión a la brava. La Constitución prevé, para que la propuesta secesionista de una Comunidad vaya adelante, partir del artículo 168 de la Constitución que exige el voto favorable de los dos tercios del Congreso y también de los dos tercios del Senado. A continuación, elecciones generales. La propuesta secesionista deberá contar con los dos tercios del nuevo Congreso y los dos tercios del nuevo Senado. Y si consiguiera esa votación, se celebraría referéndum nacional en el que todos los españoles, y entre ellos los catalanes, libres e iguales ante la ley, tomarán la decisión final.

Así que bien por Rajoy al dejar claro que gane quien gane el 21-D, lo primero que tendrá que hacer será respetar la ley.