www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESPAÑA, DESPROTEGIDA EN CATALUÑA

martes 05 de diciembre de 2017, 13:53h
Herman Tertsch me va a facilitar el artículo que escribo como todos los días al aire libre...

Hermann Tertsch me va a facilitar el artículo que escribo como todos los días al aire libre. No quiero que los lectores de El Imparcial que no le hayan leído en ABC se pierdan lo que el gran periodista ha publicado. Así es que voy a reproducir una parte de lo que Tertsch ha escrito con razón apabullante para meditación de Mariano Rajoy y de su entorno:

“Somos españoles y pusimos la bandera… Pero nosotros no hemos hecho daño a nadie”, se disculpaba con timidez y con miedo ante la cámara la mujer víctima de una nueva agresión nacionalista en Cataluña. Esta pudo haberle costado la vida a la familia. Quisieran o no quemar solo la bandera de España en aquel balcón, el caso es que el fuego provocado por unos desconocidos afectó a una puerta y diversos objetos y pudo haber incendiado la casa en la que dormían tres niños y varios adultos. Fue en Balasareny, uno de esos muchos pueblos en Cataluña de donde el Estado se retiró hace décadas y que gobiernan fuerzas separatistas con el terror ideológico contra quienes no son los suyos. Las muestras del despertar de la nación española, tras décadas de letargo y pasividad, que comenzaron a evidenciarse después del histórico discurso del Rey de España del 3 de octubre, con las grandes manifestaciones, ha llevado a muchos españoles a hacer lo que siempre quisieron y no se atrevían. También a esta familia que puso su bandera en el balcón. Para dejar claro que allí viven españoles orgullosos de serlo. Para gritar en silencio que se sigue creyendo en España aunque haya estado tanto tiempo incomprensiblemente, dolosa y dolorosamente ausente.

Este ataque incendiario es parte del esfuerzo separatista por volver a la situación de la dictadura del miedo, previa al discurso del Rey. Cuando nadie se atrevía a decir la verdad: que Balasareny es España. De momento los agresores han tenido éxito. Porque la pobre mujer reconoció llorando que “sí, sí hemos quitado la bandera. Porque aquí duermen tres niños”. Están habituados a estar desprotegidos. Esto es lo que ha de cambiar. Esa familia española trabajadora y leal exige protección y ha de tenerla. Con su bandera en el balcón. El gobernante que se la niegue será arrollado.”