www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

Teoría del tonto

Dani Villagrasa Beltrán
martes 19 de diciembre de 2017, 20:21h
Los días se hacen más y más cortos. Hay que encender luces por las calles para iluminar el camino a casa. Hay que reunirse con las personas queridas. Hay que comprar regalos y jugar a la lotería. En definitiva, hay que alimentar el estado de opinión de que todo saldrá bien. Hay que ser especulativos y burbujistas. Una burbuja, en Economía, se basa en el optimismo irracional sobre un activo hinchado hasta la explosión. En estos días se habla mucho sobre bitcoin. La criptomoneda disparaba su valor hasta los 20.000 dólares por unidad tras un vertiginoso ascenso que hace pensar en la mayor burbuja económica de la historia, por encima de la de los tulipanes, ejemplo prototípico, cuyo estallido se produjo en 1637. Tras una revalorización del 1.700%, tan sólo durante este año, es difícil que no se reproduzca la teoría del tonto, según la cual, el tonto vende un activo sobrepreciado a otro ambicioso todavía más tonto. Los listos, en este caso algunos de los más prestigiosos economistas e inversores, tienen claro que se trata de un espejismo. Pero, mientras tanto…

Mientras tanto no sólo se valoran los riesgos especulativos de la nueva casi-moneda, que comenzó como una alternativa a las monedas tradicionales en 2009, cuando la crisis desencadenada por las hipotecas basura azotaba los mercados globales. Las autoridades europeas han subrayado la necesidad de regular el bitcoin, por considerar que es la herramienta perfecta para el lavado de dinero, el tráfico de drogas y la financiación del terrorismo.

Sin embargo, tras las criptomonedas, y bitcoin es la más popular, se esconde una tecnología que sí interesa, y mucho, en los ámbitos financieros. Se trata del ‘blockchain’, un sistema de encriptado cuya solidez puede ser determinante en el sistema de transacciones de los próximos años. En Londres, me cuentan, pocos pagan las pintas en el bar con dinero físico. Lo más común es tirar de tarjeta. No es que no me fíe de mis fuentes, pero miro por ahí y veo que ya en 2014 las transacciones mediante transferencia o dinero plástico superaron a las realizadas en efectivo en el Reino Unido. En España, el monto total de lo abonado con tarjeta superó por primera vez al efectivo en 2016. Estamos asistiendo a una revolución en los pagos que puede desembocar en la creación de una moneda puramente virtual y la desaparición del dinero físico. O, al menos, eso se preconiza por ahí. Gobiernos como el de Dinamarca ya ha iniciado el camino para abolir el efectivo. Ahí es donde puede tener futuro el sistema del ‘blockchain’. Mientras tanto, los tontos siguen buscando a otros tontos para venderles bitcoins y Hacienda espera su pellizco de la lotería.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios