www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Andrea Camilleri: El homenaje

domingo 24 de diciembre de 2017, 16:47h
Andrea Camilleri: El homenaje

Traducción de Carlos Mayor Ortega. Salamandra. Barcelona, 2017. 74 páginas. 10 €. Libro electrónico: 6,99 €.

Por Cora Cuenca Navarrete

El público guarda silencio. La luz sobre la escena revela unas cuantas mesas repartidas por el espacio, y un puñado de hombres sentados en torno a ellas que ríen, conversan y juegan a las cartas. Corre el año 1940, y, como no podría ser de otra manera, nos encontramos en la ficticia Vigàta, en el interior del Círculo Fascismo y Familia de la localidad. Es este el lugar elegido por el veterano Andrea Camilleri para desarrollar gran parte de la divertida y esperpéntica pieza que es El homenaje. De pronto, un gran alboroto. El anciano fascista Manueli Persico ha perecido bajo el peso de las acusaciones que lanza contra él un crispado Micheli Ragusano, enemigo acérrimo del fascismo en un momento en que los italianos celebraban la entrada de su país en la Segunda Guerra Mundial de la mano de los alemanes.

Será este el motor que ponga en marcha la acción de una trama vertebrada por una crítica feroz al fanatismo político y a aquellos que lo practican. Como si de un cirujano se tratase, Camilleri va diseccionando las partes más oscuras del ser humano, aquellas que hicieron que los europeos se entregasen sin reparos a doctrinas radicales que premiaban la muerte, la “caída”, por encima de la vida. Ya que era deber del buen fascista honrar a los caídos como Persico, y castigar con el ostracismo a los detractores como Ragusano, los hombres del Círculo aprueban reunidos en Asamblea renombrar una calle y otorgarle el nombre del difunto.

Pero Camilleri se encarna en el texto para dotar al relato de sentido común, para impedir que se recompense al necio y se maltrate al cuerdo. Al más puro estilo de nuestro Valle-Inclán, el siciliano ridiculiza hasta las últimas consecuencias el dogma, y muestra los laberintos que subyacían bajo la pulcra y homogénea capa de barniz que pretendía ser el fascismo italiano. Porque adherirse a movimientos que persiguen anular la libertad particular en pos del pensamiento colectivo es cómodo a la par que sencillo. Una vez integrado el otrora individuo en la masa, la finalidad será que el rebaño reme hacia un futuro común, hacia el difuso y quimérico Reino de la Abundancia.

Pero el pasado, propiedad personal e intransferible, siempre llama a la puerta, y el destino mueve los hilos para que al final, lo que deseábamos que permaneciera oculto salga a la luz, desenterrado por alguien cuyos intereses pasan por la exposición del secreto. Así, los protagonistas de El homenaje van a terminar por olvidar el fanatismo impuesto de forma externa en detrimento de sus propias pasiones y sus razones, que van a servir de guía para desentrañar el enigma que Manueli Persico, el supuesto camarada fascista modélico, pretendía llevarse a la tumba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.