www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

61.500 PARADOS MENOS EN DICIEMBRE; CASI 300.000 EN EL AÑO; 611.146 AFILIADOS MÁS

miércoles 03 de enero de 2018, 11:23h
A los dirigentes de CCOO y UGT no se les enrojece la cara de vergüenza. Cuando en el año 2012...

A los dirigentes de CCOO y UGT no se les enrojece la cara de vergüenza. Cuando en el año 2012 Mariano Rajoy estableció la reforma laboral, los líderes sindicales de entonces proclamaron urbi et orbi, en cien declaraciones distintas, que las medidas impuestas por el Gobierno provocarían una crecida ineluctable del paro. Según los alfiles sindicales, era imprescindible desarticular todo lo que, conforme a las exigencias de la Unión Europea, había puesto en marcha el presidente Rajoy.

En pocos meses se comprobó que el camino emprendido era el acertado, pero ni una sola vez en los últimos seis años, cuando mes tras mes se demostraba la equivocación sindical, los líderes de CCOO y UGT reconocieron sus errores sino que, por el contrario, endosaron las más pintorescas pegas a la reducción del paro, provocado, por cierto, en parte sustancial, según José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos, por las exigencias sindicales que obligaron a millares de empresas a cerrar.

El desempleo se redujo en el mes de diciembre en 61.500 personas. A lo largo del año, esa cifra se instaló en cerca de 300.000, mientras que la Seguridad Social creció en 2017 en 611.146 afiliados. Negar el éxito de la política económica y laboral de Mariano Rajoy es un ejercicio de sectarismo. Lástima que sus aciertos en área tan importante y decisiva no se hayan completado con una acción política adecuada. A Mariano Rajoy se le vino encima por torpeza y falta de precisión todo el despropósito catalán y cuando reaccionó, muy a última hora, era tarde, dejando a Cataluña en una situación bastante parecida a la de los pasados meses de septiembre y octubre.