www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTÍCULO PARA DON JUAN CARLOS

sábado 06 de enero de 2018, 18:00h
Me encargó el Rey que acompañara a la Infanta Cristina en su primer acto público en la Universidad de...

Luis María Anson, en el 80 cumpleaños del Rey Juan Carlos I, ha subrayado en un artículo publicado en El Mundo verdades como puños en torno al linchamiento público de la Infanta Cristina. Lo reproducimos a continuación.

Me encargó el Rey que acompañara a la Infanta Cristina en su primer acto público en la Universidad de El Escorial cuando la niña tenía 15 años. Desde entonces he seguido con especial interés su vida. Inteligente, sencilla, espontánea, solidaria, Doña Cristina ha sido la primera Infanta universitaria. El Monarca, con su sagacidad para saber dónde pueden estallar los problemas, la envió a Barcelona. Trabajó como empleada en La Caixa, no para hacer el paripé, sino cerca de veinte años con un sueldo discreto y un horario rígido. El socialista Luis Reverter, que debió ser ministro de Cultura, la tuvo a sus órdenes y cuenta de ella lo que en justicia se merece Doña Cristina. Al salir del trabajo, la Infanta atendía sus obligaciones de hija del Rey: audiencias, inauguraciones, actos sociales, culturales, benéficos, los mil compromisos de una mujer al servicio de España y de la Corona.

Asistí a su boda y celebré el nacimiento de sus hijos y su dedicación a la maternidad. Luego vino lo que vino. Un pseudo sindicato, Manos Limpias, dedicado a la extorsión, y una pseudo entidad financiera especializada en cobrar los chantajes, Ausbanc, la implicaron en el caso Nóos. Un juez, que aspiraba a estrella, José Castro, se regodeó en prolongar la instrucción y el linchamiento público de la Infanta. Podemos ofreció a este juez, de cuya independencia no hay que dudar, ser diputado por Baleares. No aceptó porque el CGPJ le había prolongado el mandato. Sí aceptó, y hoy es diputado de Podemos por Baleares, Juan Pedro Yllanes, de cuya independencia tampoco hay que dudar, y que era presidente de la Audiencia que sentó a la Infanta en el banquillo. Y la sentó porque Miguel Roca tuvo la inteligencia de no aceptar el chantaje de 3.000.000 de euros que Manos Limpias y Ausbanc exigían para retirar los cargos. La Infanta fue absuelta por la Justicia y a Pineda, de Ausbanc, a Bernad, de Manos Limpias, y a la abogada López Negrete, la Fiscalía les solicita 118 años, 21 y 11 respectivamente por los delitos presuntamente cometidos en la trama de chantaje a la Infanta.

Conozco a Don Juan Carlos desde la adolescencia y, tras la muerte de Álvarez de Miranda, soy el único consejero del Consejo Privado de su padre que queda vivo. Mañana cumple 80 años el hijo de Juan III y he escrito este artículo como deferencia al Rey que, junto a Carlos I, Felipe II y Carlos III, ha encarnado uno de los cuatro reinados más importantes de la Historia de España.