www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

El Barcelona también ficha al central Yerry Mina y espera su operación salida

jueves 11 de enero de 2018, 03:35h
Ha fichado al jugador colombiano por casi 13 millones de euros.

El Fútbol Club Barcelona, líder destacado de LaLiga y uno de los favoritos nítidos a conquistar la Liga de Campeones, sigue engrandeciendo la profundidad de su plantilla. Escomo si la directiva de Josep Maria Bartomeu se hubiera apresurado en este mercado invernal de fichajes a acometer todas las transacciones que no realizaron en las anteriores ventanas. Necesitaban un sustituto de Neymar y relevo de Iniesta y ficharon a Coutinho. Les urgía contratar a un zaguero de garantías que acompañara a Umtiti y Piqué ante el declive de Mascherano y en la noche de este miércoles han contratado a Yerry Mina.

El internacional con Colombia, de 23 años, aterrizará en el Camp Nou desde el Palmeiras brasileño a cambio de 12,4 millones de euros. La negociación, que ya contaba con un acuerdo entre los dos clubes en el pasado año, se ha zanjado y la entidad carioca ha terminado por transferir los derechos federativos del prometedor defensor central al club catalán cumpliendo con su objetivo: sacar 10 millones de euros libres. Esa era la tajada pretendida por el Palmeiras, pues del monto también recibirían un pedazo Deportivo Pasto, Independiente Santa Fe -equipos formadores de Mina- y un fondo de la FIFA para jugadores jóvenes.

Así, el conjunto brasileño ha conseguido obtener una ventaja por anticipar la venta con un preacuerdo que fijaba la cuantía de su venta en 9 millones de euros. Este traspaso es el segundo más cuantoso de la presente década, sólo superada por la venta de Gabriel Jesús al Manchester City dirigido por Pep Guardiola. Esa operación se cerró por un total de 32,7 millones de euros, pero la compra del Barça coloca a Mina el honor y la responsabilidad de ser el defensor vendido más caro desde el balompié carioca.

Yerry Mina, que había sido liberado por su equipo técnico para viajar a la Ciudad Condal cuando lo desease, no había vuelto a entrenar con Palmeiras, aguardando este momento. Ahora, el colombiano, de 1,95 metros, deberá sustituir a Javier Mascherano como suplente de la dupla titular. El argentino, que ha firmado por el Hebei Fortune chino en busca de los minutos y la importancia que le conduzca la Mundial ruso, ha dejado un hueco que tenía que ser ocupado, al fin, por un especialista defensivo. Los catalanes preferían esperar a verano pero las circunstancias han acelerado el proceso.

Mina es un futbolista rápido, que destaca tanto por su potencia al espacio como por su salida de pelota. Asimismo, goza de astucia para jugar al corte y ejecutar coberturas, y posee un juego aéreo que viene a sumar al de Piqué, Paulinho, Umtiti, Buquets, Rakitic y compañía. Llevaba años necesitando el Barcelona contratar a un central nato, tras la pifia de Vermaelen, y ha apostado por uno de los peones de cierre con más potencialidad de crecimiento del planeta. Ya goza de un pedirgí casi estelar en la selección Colombia. Dispone de un contrato de cuatro años y una cláusula de rescisión de 100 millones de euros.

Eso sí, el desembolso efectuado entre las contrataciones de Dembèlè y Coutinho ha superado con crecer lo cobrado por Neymar del PSG y el Barça debe, en este punto, vender. Por eso está activando las salidas de jugadores como Arda Turan, Gerard Deulofeu y Rafinha. Todos ellos tienen cierto valor en el mercado y han caído en desgracia por las incorporaciones que han llegado al camarín azulgrana. El turco está a punto de recalar en el Basaksehir. Así lo ha confirmado su representante, Ahmed Bulut, que ha declarado que "Arda ha llegado a un acuerdo con el Basaksehir y no quiere evaluar otras propuestas. Quiere volver a Estambul". Y el propio entrenador del conjunto otomano filtró, en un descuido, que "el traspaso de Arda se anunciará mañana o el viernes".

Con respecto al canterano regateador y eternamente cedido (que fue recomprado el pasado verano), está barajando las ofertas del Inter de Milán y del Nápoles. Su paso por el Milan dejó huella en Italia y, con 23 años, se siente despreciado y desplazado por el club que le vio crecer y que nunca le ha dado la alternativa que piensa merecer. Entonces, los contactos están cerca de desencallarse, pues los partenopeos pagarían 18 millones fijos más dos en variables, un monto al que el vigente campeón de Copa le valdría.

Por último, Rafinha, hermano de Thiago e hijo del ex futbolista Mazinho, que también es su representante, ya habría cerrado un acuerdo con el Inter de Milan. El internacional con Brasil, de 24 años, también anhela minutos y trascendencia para que Tite le incluya en la lista para Rusia 2018. Un cúmulo de graves lesiones le han apartado de la importancia que llegó a gozar como suplente de lujo cuando Luis Enrique era el técnicoy Neymar acababa de instalarse, en el último triplete barcelonés. Su cartel, pasada la factura anatómica de los infortunios, rondaría los 18 millones de euros.

En el entretanto, Ernesto Valverde a comparecido en sala de prensa y ha valorado la dinámica del club y la coherencia con la esencia en cuanto al diseño de la plantilla que es característica a una entidad que cuenta con la productiva Masía. "El modelo del Barça es el de siempre. Siempre ha ido al mercado a fichar a los mejores. Los mejores del mundo han estado aquí, y al mismo tiempo siempre ha mirado a la cantera par buscar jugadores que mantengan su estilo", ha zanjado, áspero. Un estipendio que podría llegar a los 300 millones de euros en tres jugadores parecería rechinar con la idea defendida, por ejemplo, en la gloriosa etapa bajo el paraguas de Pep Guardiola.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.