www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 20: REAL MADRID 7 DEPORTIVO 1

El Real Madrid renueva la actitud y usa a Bale para tumbar al Deportivo | 7-1
Ampliar

El Real Madrid renueva la actitud y usa a Bale para tumbar al Deportivo | 7-1

domingo 21 de enero de 2018, 18:02h
Bale, Nacho y Marcelo resultaron decisivos en la remontada al gol inicial de Adrián. Por Diego García

No se puede permitir el Real Madrid un rendimiento indolente o salpicado de desatenciones ante rivales de menor entidad. Empezaba el partido ante el Deportivo, en el Bernabéu, en la quinta plaza, esto es, en posiciones de Europa League. Por tanto, el margen de maniobra y la condescendencia de la masa social madridista tienden ya a cero. Por ello salió el once escogido por Zidane -Bale y Ronaldo arriba, junto a un Mayoral que debía responder tras su mal partido en Butarque- mostrando su mejor cara en el primer tercio de duelo.

Los coruñeses, que jugaron sobre un 4-3-3 en el que la línea ofensiva trataría de lanzar contras y bajar pelotazos (con Andone como refererencia), contaban con una medular rocosa, que pudiera tapar los pasillos interiores y el juego entre líneas merengue. En definitiva, Cristóbal pretendía empujar al vigente campeón de Liga a deseperarse acumulando centros laterales, como en citas precedentes. Borges y Mosquera se añadirían a la zaga como antiaéreos. Y lo conseguiría, pues en los 10 primeros minutos los envíos aéreos se multiplicarían sobre la meta de Rubén, aunque sólo un chut deviado de Ronaldo -minuto 3- y otro de Mayoral a las manos del arquero visitante -minuto 5- tradujeron el asedio en peligro.

Los locales refutaron la metamorfosis en cuanto a la actitud y descolgaron presiones ardorosas con celeridad. Abocaron al bloque gallego a sufrir y contemporizar en la pretensión de sobrevivir al empujón de salida para crecer, poco a poco, con el paso de los minutos y la portería a cero. Y llegaría al área de los de Chamartín en el minuto 15, en su primera combinación sostenida. Mosquera chutó de manera trompicada y su combinado tomó oxígeno. Sin embargo, rápido recobraría vigencia el fútil monólogo con el cuero de los madridistas, ciertamente ausentes de un jugador que hiriera entre líneas -Isco y Benzema yacían en la banca-.

Y en el 24 sobrevendría el primer desajuste defensivo. Un simple saque de banda es ganado por Andone, Lucas Pérez llegó hasta línea de fondo y propulsó un centro sensacional que Adrián empujó a las redes, en soledad, desde el segundo poste. Una vez más se desangraba el coloso a la espalda de su dibujo, en su apagón en el rigor táctico. Y de nuevo tenía que remontar -siete veces se ha visto abocado este curso y en casa a esta circunstancia y nunca terminó ganando-. Marcelo, Ronaldo y Casemiro responderían con remates a continuación. Y Rubén sostuvo el vendaval repetino.

El plan de Cristóbal, el director de uno de los equipos que ocupan escaños de descenso, estaba saliendo a la perfección. La falta de profundidad en la circulación merengue aportó seguridad al sistema de ayudas coruñés y la endeblez defensiva del favorito les permitió lucir aguijón en su segunda aproximación a Navas. En el area visitante, Marcelo se toparía con el poste -minuto 30-. Las incorporaciones del carioca, mucho más incisivo, rubricó la reacción orgullosa de los de Concha Espina. Y ese acelerón decidido rebosaría la resistencia gallega. Lo hizo en jugada ensayada: un córner sacado en corto dibujó un conjunto de pases entre Kroos, Marcelo y Nacho que el central usó para firmar las tablas -minuto 30-.

Modric y Kroos se habían activado, con los laterales jugando como extremos. Y el croata se toparía con los guantes de Rubén en el 33. Pareciera que la herida provocó el despertar, en cuanto a concentración y velocidad combinativa, del campeón del Mundial de Clubes. Le tocaba al Depor ganar el descanso al tiempo que achicaba la tormenta local. Marcelo gozaba de omnipresencia ofensiva y Borja Mayoral marraba un pase de Ronaldo. Andone intentaba parar la dinámica con una refriega con Casemiro, conocedor de la posible salida de eje de su vestuario si cedía la remontada antes del intermedio. Y es que hacía tiemo que el graderío no veía a Ronaldo perseguir a su par casi hasta el área propia.

Y la versión volcánica del Madrid sacaría tajada antes del entretiempo. La hiperactividad energética soltó a Nacho hacia el ataque. El canterano conectó con Marcelo, que centró hacia el segundo poste. Allí, el cuero recayó en la zurda de Bale. El galés se perfiló en diagonal y puso su zurdazo en al escuadra -minuto 42-. Los pitos se tornarían en aplausos cuando los jugadores posponían su rendimiento al encaminarse al camarín para descansar del obligado esfuerzo hiperbólico tras la diana, descontextualizada, coruñesa. Quedaba por comprobar cómo planteaba ambos contendientes el segundo acto, con el 2-1 en el electrónico.

Ocurriría que en el minuto 47 se lesionaría Mosquera y tendría que entrar el canterano Expósito. Un imprevisto capital para los visitantes, ya que se iba el miembro del trivote mejor capacitado para lanzar contragolpes. El segundo tiempo había nacido parecido, con el refresco del control en la posesión madridista. Saldrían a flote los blanquiazules, pues acto y seguido Ronaldo perdonó la sentencia. No llegó el luso a rematar el centro de Carvajal después del excelso pase en profundidad de Kroos. Y Modric lanzó un derechazo al lateral de la red -minuto 52- mientras que Mayoral seguía peleado con el esférico.

Contemplando que no había cambiado ni un ápice la dinámica y que el repliegue ya no le bastaba, pues viajaba en desventaja en el marcador, Cristóbal incluiría a Emre Çolak por Borges -minuto 53-, reestructurando hacia una ocupación de los espacios más ofensiva. Los peones que trabajan por el equilibrio madridista tendrían que reactivarse ante el 4-2-3-1 deportivista. Querían adelantar líneas los visitantes, pero la transición merengue pescó un centro de Kroos y testarazo claro de Casemiro que Rubén despejó, in extremis -minuto 57-. Y en el córner siguiente el hambriento Bale ensartó el tercero de potente cabezazo -minuto 58-.

Con los puntos repartidos, los capitalinos mantuvieron el pulso. Jugaban para demostrarse a sí mismos la capacidad para ganar con soltura. Para reencontrar sensaciones en este 2018. Y Mayoral fallaría otro remate antes de dejar hueco a Benzema. Era la reaparición del galo tras su lesión y uno de los pocos momentos en los que la BBC compartía tiempo y espacio sobre el césped en esta temporada. Recién entrado, el delantero francés alimentó a Ronaldo para que el luso chutara demasiado cruzado. Por si fuera poco, la catarsis madridista concibió a un Casemiro imperial, que lanzó una contra que conduciría Bale. El galés la puso en la frontal, Ronaldo prolongó el envío de tacón y Modric hizo el cuarto de lanzamiento ajustado al poste -minuto 69-.

Andone desperdiciaría dos acciones claras, una de ellas lanzada por encima del larguero con todo a favor y la segunda sacada por Nacho bajo palos. Avanzaba el duelo hacia su cuarto de hora postrero con los espacios multiplicados para la carrera de la delantera local. El movimiento táctico de Cristóbal, más ambicioso, abrió el horizonte madridista. Ronaldo no atinaría en su enésimo intento -minuto 73- pero embocaría a gol dos centros -uno de un Casemiro estelar-. Todo ello en vuelo. El portugués, congraciado finalmente con la suerte anotadora, se retiraría antes de tiempo con una brecha cerca del ojo.

Kovacic -por un Modric más fino-, Lucas Vázquez -por el ovacionado Bale- y Carles Gil -por Andone- dispondrían de tiempo para participar antes de la conclusión. Al fin respiró el madridismo. El primer síntoma del renacer del compromiso duradero de sus futbolistas llega a destiempo pero, en este desierto liguero, parece un botín. Y, con los brazos coruñeses por el suelo, Nacho dibujaría la guinda con su doblete y el 7-1 que constituye la mayor goleada en la presente edición de LaLiga. El trabajo coral y la pegada rimaron, al fin.

- Ficha técnica:

7 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro, Modric (Kovacic, m.76), Kroos; Bale (Lucas Vázquez, m.82), Cristiano Ronaldo y Borja Mayoral (Benzema, m.64).

1 - Deportivo: Rubén Martínez; Juanfran, Schär, Steve One, Luisinho; Borges (Colak, m.54), Guilherme, Mosquera (Edu Expósito, m.48); Lucas Pérez, Florin Andone (Carles Gil, m.79) y Adrián López.

Goles: 0-1, m.23: Adrián. 1-1, m.32: Nacho. 2-1, m.42: Bale. 3-1, m.58: Bale. 4-1, m.68: Modric. 5-1, m.78: Cristiano Ronaldo. 6-1, m.84: Cristiano Ronaldo. 7-1, m.88: Nacho.

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Amonestó a Andone (38) y Lucas Pérez (56) por el Dépor.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 63.504 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.