www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COPA DEL REY - CUARTOS (VUELTA): BARCELONA 2 (2) ESPANYOL 0 (1)

El hambre del Barcelona no afloja y arrasa al Espanyol para llegar a semifinales | 2-0
Ampliar

El hambre del Barcelona no afloja y arrasa al Espanyol para llegar a semifinales | 2-0

jueves 25 de enero de 2018, 23:21h
Valverde salió con los titulares y sentenciaron la eliminatoria en el primer acto. Por Diego García

El Fútbol Club Barcelona quiere la Copa. Con un colchón sobresaliente como líder de LaLiga, el conjunto culé anhela revalidar este torneo y por ello Ernesto Valverde denegó el hueco para las rotaciones en la vuelta de los cuartos de final que le enfrentaban al Espanyol. Debía remontar el conjunto azulgrana el 1-0 de Cornellá y por eso el técnico dispuso de su once de gala, a excepción de Cilessen y Aleix Vidal. De hecho, recuperó a Andrés Iniesta para la causa en un día en el que Suárez y Messi eran titulares, con Coutinho en el banquillo. Contaban con el aviso dado por Madrid y Atlético como sujetos pasivos y no iban a dejar nada a la improvisación.

Saldrían los locales imponiendo su ritmo combinativo, un monólogo con el cuero que se sostendría como el argumento global del envite. Los blanquiazules eligieron gestionar su ventaja cediendo metros y retando a los oponentes a crear en estático, sin espacios que explotar a la espalda de la zaga ajena. Desplegó Quique Flores un 4-5-1 con el que intentó superpoblar la medular y tapar los pasillos centrales de la circulación del coloso, abocándoles al centro lateral.

La acumulación de peones en el ecuador del terreno -David López, Javi Fuego, Víctor Sánchez, Granero y Sergi Darder- era el antídoto estudiado ante la apuesta azulgrana. Pero sólo aguantaría 9 minutos. Presionó el Barça con hambriento ardor y mutiplicó las recuperaciones adelantades. Precisamente de una de ellas nacería el gol de Luis Suárez. Messi robó y disparó una transición que cedió para que Vidal centrara hacia el testarazo certero del delantero uruguayo.

La hoja de ruta especulativa de repliegue y contragolpe 'perica' no había dado frutos. La seguridad defensiva era clave y a las primeras de cambio cedió. Pero los visitantes no cambiarían el rictus y Gerard Moreno respondió de inmediato con un lanzamiento que repelió el meta neerlandés. Pasado el primer cuarto de hora el ratio de posesión del puntero catalán era del 80%, pero era cierto que, a pesar de que se jugaba en campo blanquiazul el recuperado Pau López no volvería desgastar sus guantes en ese tramo. Sólo un lanzamiento de falta de larga distancia, que se fue por encima del larguero, amenazó al portero catalán -minuto 20-.

Cuando se atravesaba el minuto 25, Granero cazó un centro de Víctor Sánchez con un derechazo desviado. El Espanyol había modificado su ambicion y adelantado las líneas. Un gol forzaría al Barcelona a golear para clasificarse. Pero el riesgo asumido le costaría un peaje inmediato. Una contra lanzada por Messi se trompicaría cuando el esférico cayó en el pico del área visitante. Una indecisión en la retaguardia 'perica' dejó la pelota suelta en la frontal y la astucia y el compromiso del argentino le permitió recuperar la pelota y chutar. El zurdazo sería desviado por un central hacia la red -minuto 26-. Con 2-0 se constataba la sensacional puesta en escena colectiva del Barça, en fase defensiva y ofensiva. Su presión hiperactiva resultaba soberbia.

La dinámica pautó para el Espanyol el objetivo de ganar el descanso con esa desventaja. Mantendría las líneas adelantadas para frenar el vendaval de llegadas, pero Suárez dispuso de dos remates fallidos desde el punto de penalti -tras combinaciones aceleradas con Vidal y Sergi Roberto como asistentes-, Rakitic chutó a las nubes desde la frontal, Messi emitió un remate que lamió la madera -a centro de Jordi Alba- y Hermoso taponaría, in extremis, una volea de Vidal.

Llegarían a la orilla los pupilos de Quique. Aguantaron la tormenta todavía con el horizonte de anotar un gol y dar la campanada. El despliegue totalitario del Barça sólo dio para dos dianas. Su exhibición coral, con 45 minutos de clínic con y sin balón, de presión asfixiante de todas sus piezas y velocidad en el pase, no bastaron para sacar de eje al contrincante. Eso sí, la referencia Gerard Moreno fue desenchufado y Granero, y Darder, los lanzadores de ransiciones, habían sido neutralizados, Cilessen fue un extra en la trama. Quedaba por comprobar qué rol jugaría el cansancio y si se le acabaría el fuelle al disparatado esfuerzo local.

El entrenador blanquiazul movió ficha en el entretiempo: sentó a Darder y metió a Baptistao para mitigar la soledad de Moreno. Aspiraba a aumentar su amenaza goleadora, aunque deshacía el muro medular. El delantero brasileño desbordaría en conducción y velocidad a Rakitic y Piqué para abrir la relación de disparos del segundo acto -minuto 51-. Cilessen atrapó el envío. Había bajado las revoluciones el Barça cuando disfrutaba de la posesión y ese margen abrió una maniobra de ascenso de la intensidad visitante. Sólo Messi, que descerrajó un latigazo que rozó el poste -minuto 56-, refrescó la relación de fuerzas.

Valverde leyó la cierta congelación en el mando de los suyos y sustituyó a Vidal -vaciado- por Paulinho. Se volatilizaba el minutaje con un marcador ajustado que daba lugar a la incertidumbre. Cuando quedaban 25 minutos para la conclusión, Quique quemaba las naves: introdujo a Sergio García y dio descanso a Granero. Es decir, convirtió el 4-5-1 especulativo inicial en un 4-3-3 ofensivo. Una chilena sin dirección de Gerard Moreno confirmaba la esencia copera del desenlace de este derbi catalán. Y Philippe Coutinho entraría en escena por primera vez. Lo hizo por Iniesta. Dispondría de algo más de 20 minutos para presentarse en el Camp Nou.

No alcanzaba el equipo obligado a marcar siquiera a generar peligro. El cuero era blaugrana al tiempo que el Espanyol seguía lanzando presiones altas. Anelando detectar el camino para encadenar tres pases en cancha contraria. Pau López salvaría a sus compañeros al tapar dos remates claros en una contra local. Messi robó el cuero y habilitó a Coutinho. El carioca, que dio otro ritmo a la circulación de su conjunto y ofreció síntomas de su brillo, centró para el golpeo centrado de Suárez. El rechace le cayó a Rakitic, que se topó con el arquero catalán -minuto 75-. La excepcional ejecución de Pau legitimaba el planteamiento de su entrenador.

El método de avance de los 'pericos' era eminentemente aéreo y vertical. En esa suerte se impondrían con nitidez Umtiti y Busquets, con lo que al dibujo de Sánchez Flores le urgía detectar otro cauce atacante. En el entretanto, Messi y Suárez cambiaron de velocidad y chutaron fuera -minuto 80-. Y aumentaría la tensión cuando los blanquiazules pidieron penalti de Alba sobre Moreno en su única contra fluida. Melendo, autor del gol en la ida, saltó al césped en la tratativa postrera de un Espanyol que ganó peso para jugársela.

Mientras que los locales querían cerrar el pase con un control anestésico del balón, el duelo tendió al desgobierno, si bien Messi estrellaría su cabezazo en el poste -minuto 88 y a centro de un Rakitic maravilloso-. Andre Gomes entró al campo para perder tiempo -su intrascendencia sigue fresca- y el oficio blaugrana desembocó en el triunfo que, un año más, les concede el estatus de semifinalistas de una Copa del Rey en la que son principales favoritos.

- Ficha técnica:

2 - Barcelona: Cillessen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba; Busquets, Rakitic (André Gomes, min.93), Iniesta (Coutinho, min.69); Aleix Vidal (Paulinho, min.63), Leo Messi y Suárez.

0 - Espanyol: Pau López; Marc Navarro, Hermoso, Naldo, Aarón; David López, Javi Fuego, Víctor Sánchez (Melendo, min.86), Granero (Sergio García, min.65), Darder (Leo Baptistao, min.46); y Gerard Moreno.

Goles: 1-0: Luis Suárez, min.9. 2-0: Messi, min.25.

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Luis Suárez (min.4), Mario Hermoso (min.19), Messi (min.27), Jordi Alba (min.37), Granero (min.60), Naldo (min.77) y Paulinho (min.82).

Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou ante 79.774 espectadores. Antes del encuentro, el Barça rindió homenaje al argentino Javier Mascherano, quien ha fichado por el Hebei China Fortune, tras siete temporadas y media vistiendo la camiseta azulgrana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.