www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 22: LEVANTE 2 REAL MADRID 2

El Real Madrid vuela y se arrastra para empatar ante el Levante | 2-2
Ampliar

El Real Madrid vuela y se arrastra para empatar ante el Levante | 2-2

sábado 03 de febrero de 2018, 22:34h
No pudo el equipo de Zidane dar continuidad a las sensaciones del primer acto y pinchó por sus persistentes errores defensivos. Por Diego García

El Real Madrid volvía al ejercicio liguero después de paladear una de sus primeras semanas en las que no tuvo que jugar en martes, miércoles o jueves. La eliminación copera ante el Leganés ofreció a la escuadra dirigida por Zinedine Zidane tomar algo de respiro y preparar y estudiar el choque continental ante el PSG. En esta dirección pudiera rimar el once inicial que desplegó el francés, con Bale, Benzema y Ronaldo en punta y Modric, Casemito y Kroos en la medular. Por tanto, la visita al Ciutat de Valencia se desnudaba como la primera probatura ante esa ida de los octavos de Champions.

Enfrentaba el vigente campeón de LaLiga, casi desahuciado a pesar de las palabras de su técnico este viernes, a un Levante que no ganaba de hacía más de dos meses. La crisis del sistema diseñado por Juan Ramón López Muñiz se extiende hasta que los granota avistaran los puestos de descenso con intranquilidad. El preparador local plagió el 4-3-3 a su homólogo (4-5-1 sin pelota), con una medular física y tres flechas arriba -la variante de Boateng como nueve incidía en el intento de amortizar el contragolpe-. En consecuencia, el duelo de estilos estaba servido.

Salió el Madrid tratando de anestesiar el urgido furor energético de los levantinos. Los locales presionaron arriba a la salida de la pelota merengue, pero no alcanzaron a ahogar dicha circulación, Por ello, la verticalidad pretendida por los aspirantes no tocó tierra ante un favorito preciso en la gestión del cuero. Además, en el inicio del envite añadieron los de Concha Espina la pericia en la manutención de la posesión a la anhelada mezcla interior y exterior de sus ataques. El inocuo y persistente cúmulo de centros laterales sería aliñado con jugadas rasantes y Marcelo abrió fuego con dos chuts desviados -uno a centro de Carvajal y el segundo a pase de Benzema-.

Precisamente, como resultado de ese segundo zurdazo del carioca, más participativo que de costumbre, arribaría el 0-1, lanzado por Kroos desde el córner y rematado a la red por Sergio Ramos -minuto 12-. El primer gol del sevillano en esta edición del campeonato de la regularidad retrataría la inseguridad de Oier y su defensa. Y los granota no digerirían bien el golpe a su confianza: encajar un tanto a balón parado era un pinchazo absoluto pero no podrían inquietar a Navas. La velocidad de Ivi, Boateng y Morales no detectaba huecos para romper el monólogo rival con el esférico. Tampoco taponarían el fluir de Benzema, determinante en la asiduidad de los disparos visitantes, casi siempre en las botas de Ronaldo. Y la primera media hora dio testimonio de una mayor finura colectiva del equipo en ventaja.

Con el marcador y las sensaciones en coherencia, al fin, Modric, Kroos y los laterales se adueñaron de la medular, presionando con fiereza tras cada pérdida y negando la existencia ofensiva a los locales. La concatenación veloz y lúcida de pases arrinconó al muro planteado por Muñiz, que sólo en el 25 pudo filtrar una contra fulgurante y con expectativas. Aunque no se llevara a término. Tal era la comodidad de los capitalinos, con la sociedad Benzema-Kroos-Marcelo por bandera, que Casemiro lo probó desde el centro del campo -minuto 29-. Y Oier salvaría a los suyos con una parada al chut del mediocentro alemán y ante el remate posterior, y en el área pequeña, de Ronaldo.

Contemporizó posicionalmente un Levante obligado a achicar. Sólo Bale era ajeno al golpe de autoridad en el juego dado por sus homólogos. No podía dar tres pases seguidos el contragolpeador dibujo valenciano y antes del descanso se afianzaría el soliloquio de un Madrid suelto, decidido a confirmar el ansiado respingo en este trecho de temporada, tras conquistar Mestalla. En el 38 Ivi chutó desde larga distancia, un islote en el devenir. Pero los jugadores se irían a vestuarios con empate en el electrónico. El primer desajuste táctico grosero merengue dio la laternativa a Lukic, que con un pase soberbió dejó a Morales en mano a mano con Navas. El extremo desbordó a Ramos y a toda la zaga visitante con su desmarque aunque se topó con el meta 'tico'. Boateng embocaría el rechace para el delirio de una tirbuna incrédula -minuto 42-.

Era el primer tiro a puerta de los levantinos, su segundo intento en el global. Los de Zidane, que jugaron en cancha rival, aglutinaron el 71% de la posesión y lanzaron nueve veces sobre el arco de Oier, pagaban muy caro el enésimo apagón de concentración del curso. El paisaje era tan nítido que Muñiz ya preparaba la entrada de dos delanteros -Roger y Pazzini-, pero la improbable diana enmendó la idea local. No obstante, en el segundo acto recobrarían el plan intenso hasta realentizar el guión oponente con severidad en los cinco minutos iniciales de la reanudación. El Real Madrid estaba sometido a un examen de origen descontextualizado.

Kroos y Ronaldo se acercarían a balón parado en la tímida reactivación de su conjunto. Había perdido mordiente en la persecución del oponente el bloque visitante, por lo que el Levante trazaría posesiones que atravesarían la medular con cierta sencillez. Navas fue el primero de los porteros en intervenir, si bien lo hizo en un centro rematado en parábola intrascendente por Coke. Y el 'tico' salvaría a su camarín ante un chut de Boateng en otro descuido flagrante merengue -minuto 58-. Todo comenzó en un córner lanzado por Kroos cuyo despeje confeccionó un 3 para 2 en campo de los de Chamartín. El susto redundó en las lagunas en cuanto a equilibrio que no termina de despegarse el cuarto clasificado.

Los granota acumularon fe en sus posibilidades de tocar la gloria y alzaron las líneas. Entonces le costaba al coloso recuperar balones. Muñiz dio entrada a Jason por un Boateng ovacionado y Morales deshilachaba a un Madrid partido de forma explícita. Casemiro no llegaba a tapar todos los agujeros tras pérdida y Varane y Ramos eran constreñidos a jugarse manos a mano con las flechas locales, en un escenario más tendente al ida y vuelta. A falta de 30 minutos, la dinámica del partido sufrió una metamorfosis absoluta. El pase quirúrgico de Modric y derechazo de Ronaldo a las manos de Oier se convirtieron en la anécdota. Y Zidane inyectó a Isco para reclamar el timón perdido. Para ello sentó a un Bale oscuro. El técnico local, por su parte, completó su apuesta ofensiva dando descanso a Lerma e incluyendo al atacante Roger. Jugaría con cuatro puntas.

Como resultado de los cambios, los merengues volvieron a domar el combate y el malagueño despertó a Benzema en la mediapunta y, con ello, mejoró la calidad de las combinaciones visitantes. En el 71 también desperezó a Oier con un derechazo tras el pase sensacional de Modric. Y el delantero galo trazó un slalom delicado que sólo Postigo consiguió alejar de sus redes. Carvajal y Ramos también rematarían a las manos del meta levantino en el renacer postrero de los capitalinos, con el cerebro croata como maestro de ceremonias. Y cuando más arreciaba el asedio madriridista Muñiz quemó las naves sustituyendo a Ivi y colocando al rematador Pazzini en punta.

El cuarto de hora previo al 90 descubrió al Madrid compitiendo, otra vez, contrarreloj. Asensio y Lucas Vázquez saltarían al verde -por un Ronaldo fallón y un Kroos cansado-, pero, antes, en el 80, Benzema recogería un mal despeje de Postigo para traducirlo en la asistencia para el gol de Isco, que deshizo un barullo en el área con un derechazo cruzado. Le quedaba al Levante la épica y su nómina ultraofensiva para lanzarse a por las tablas. El penúltimo agujero defensivo madrileño, en el minuto 86, no sería aprovechado por Roger -que cabeceó inexplicablemente fuera un centro de Morales cuando estaba sin marca, en el área pequeña-, pero sí por Pazzini, que hizo caja de otro desajuste rival ante el que Navas no llegó. Los tres puntos no volaron al Bernabéu, evidenciando que la irregularidad sigue mandando sobre los brotes verdes en la casa del campeón del Mundial de Clubes.

- Ficha técnica:

2 - Levante: Oier, Coke, Postigo, Pier, Luna, Lerma (Roger, m.68), Doukouré, Morales, Lukic, Ivi (Pazzini, m.77) y Boateng (Jason, m.60).

2 - Real Madrid: Keylor, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos (Lucas Vázquez, m.90), Modric, Bale (Isco, m.66), Benzema y Cristiano (Asensio, m.82).

Goles: 0-1, m.11: Sergio Ramos. 1-1, m.42: Boateng. 1-2, m.81: Isco. 2-2, m.89: Pazzini.

Árbitro: Melero López (Comité andaluz). Mostró tarjeta amarilla a los locales Doukuré, Ivi, Coke; y a los visitantes Ramos, Asensio y Varane.

Incidencias: partido de la vigésima segunda jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Ciutat de València ante 23.542 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.