www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 22: ATLÉTICO 1 VALENCIA 0

El Atlético crece como segundo y alecciona al Valencia | 1-0
Ampliar

El Atlético crece como segundo y alecciona al Valencia | 1-0

domingo 04 de febrero de 2018, 22:37h
Los de Marcelino controlaron el duelo pero les falto pegada y no pudieron neutralizar el oficio colchonero. Por Diego García

El duelo más apetecible de la jornada 22 de LaLiga enfrentaba al Atlético de Madrid y al Valencia. El Wanda iba a ser testigo del partido entre los dos perseguidores del Barcelona con más consistencia mostrada hasta febrero. Y sobre el verde se cruzarían el descanso de los madrileños y el cansancio de los levantinos, que venían de perder en casa frente al Real Madrid y que se jugarían el pase a la final de la Copa el próximo jueves ante Messi y compañía. Además, unos y otros sentían la irregular presión de los merengues, cuartos a un punto de los visitantes y a siete de los rojiblancos. Esto es, se cruzaban urgencias para dar carpetazo al domingo.

Diego Pablo Simeone quiso que su equipo asumiera la iniciativa y el control del cuero desde el inicio. Puso en escena a Saúl y Koke como mediocentros, a Correa, Griezmann y Carrasco en la mediapunta y a Diego Costa como delantero. Esto es, jugaría con el dibujo más ofensivo imaginable y alzaría el telón con una tratativa por imponer un ritmo y presión disparatados. Sin embargo, la sabiduría táctica de los valencianos apagaría el intento de incendio con un 4-4-2 en el que las piezas bien podían aguantar el tute por el cuero o dañar a la contra. Zaza y Santi Mina figuraban como puntas de lanza de un planteamiento en el que la banda zurda sería primordial -con Gayá y Lato-.

Tardó Parejo en dar dos pases seguidos. Sólo en el quinto minuto lograron los terceros clasificados hilvanar una combinación que anestesiara el tempo. De arranque se limitarían a asegurar el achique, cerrando los pasillos interiores ajenos y obligando al once del Cholo a acumular centros laterales que Gabriel, Garay y Kondogbia combatirían con acierto. En consecuencia, el manejo combinativo capitalino sólo alcanzaría a probar a Neto con dos disparos lejanos de Koke -minuto 10- y de Saúl -minuto 22-. La pelota era rojiblanca pero le faltaba juego entre líneas y finura en el pase profundo, a pesar de que Griezmann jugó decididamente como elemento distribuidor, asociándose con Correa y Carrasco.

Al tiempo que el minutaje se quemaba con las porterías como extras en la trama y sin que los visitantes conectaran con Zaza -por el cauce del pelotazo rudo- o con Maksimovic, Santi Mina o Lato -a través de la creatividad de Parejo-, Savic se lesionaba y Giménez ocupaba su lugar. Marcelino había ganado el primer round a Simeone. Cuando se cruzaba la media hora, la intensidad metida por sus jugadores les permitió ganar metros y pericia de la gestión del balón. Su comodidad defensiva era notable y las sensaciones evidenciadas eran de madurez. Por ende, la discusión por el control del compás y del esférico iría creciendo. Si bien Oblak sería un espectador.

El predominio de la faceta física y de la reducción de espacios complicó la pretensión local y afeó el espectáculo, aunque la intrahistoria desnudaba un volcán energético global que apuntaba más a la labor de repliegue. Sólo en el 35 Neto sería exigido con veneno: un córner botado por Koke fue cabeceado por Costa con potencia y para la exhibición de reflejos del carioca. Vrsaljko y Lucas actuaban como extremos pero no ganaban superioridades por banda que desembocaran en centros nítidos y precisos. Y reaccionó el Valencia con su única llegada respetable. Parejo accionó una jugada de estrategia que finalizó con centro de Gayá y remate a las nubes de Zaza -minuto 39-.

El intermedio sobrevendría con la constatación de la alternancia en las circulaciones en estático. Los visitantes, con Kondogbia y Parejo en crecimiento, se dirigirían a vestuarios después de haber arrinconado a los locales de forma sostenida. Tras congelar a un Atlético venido a menos, impotente para traducir la premisa en realidad. Y, como aliño, se batallaba cada balón suelto, cada imprecisión. En ese sentido, el escuadrón que goza del segundo puesto en la tabla pagaba la morfología de su centro del campo, más dotado para cortejar al cuero pero menos capaz de recuperarlo rápido. El pentagrama que preponderaba el no exponerse favorecía, hasta el 45, a un Valencia mejor plantado.

Mostrarían rebeldía los pupilos de Simeone, que en la reanudación se toparían con el puñetazo de Neto que sacó a Godín del partido -entró Juanfran- y con el remate arriba de Santi Mina tras un centro lateral. Dieron un paso al frente ante los imprevistos y regresaron a los aledaños de Neto. Un lanzamiento de Juanfran desviado avisaría de lo venidero. Con el combinado che encerrado otra vez, aguardando centros laterales, Koke hizo un salto de guión para filtrar un pase entre líenas que Correa transformó en un golazo -minuto 60-. El argentino recibió en la mediapunta, cambio de ritmo y la puso en la escuadra.

El estratega atlético decidió incluir a Gabi, al fin, para granjearse más equilibrio en el terreno central. Sentó a un Carrasco menos participativo. Y Marcelino quitó a Lato y a Maksimovic para colocar a Carlos Soler y Rogrido en el verde. Obviamente, ya no le valía contemporizar y esperar un hueco para colarse. Los técnicos movieron las piezas susurrando una mayor posesión visitante y una gestión defensiva de la ventaja local. Pero antes de que esa presunción se cumpliera le anularían un gol a los madrileños.

El aterrizaje en los 20 minutos postreros se desarrollarían con el monopolio valenciano de la iniciativa y el repliegue y la contra colchoneros. Jugaba con cuatro atacantes el dibujo de Marcelino, arriesgando y dejando espacios y los rojiblancos se atrincheraban, cerrándose hasta desafiar la paciencia oponente y localizar una ruta veloz hacia la sentencia. Vrsalkjo ejecutaría una volea tras un córner -minuto 72- y, en vuelo, Vezo taparía un contraataque local peligroso. La mejor defensa del campeonato retaba al aspirante levantino. Y le costaba a los visitantes, con Parejo lejos del timón y a pesar de contar con tres delanteros.

Se esfumarían los minutos determinantes con Gabi alcanzando a engrasar combinaciones controladoras que salpicaban y contaminaban al anhelo valenciano. En este intervalo era el Valencia el que se obsesionaba por colgar balones ante el cuerpo de antiaéreos local bien armado -aunque hubiera perdido a sus dos centrales titulares por el camino-. Un chut de Soler, muy desviado, se destacaría como la única producción ofensiva tangible en el arreón visitante antes de llegar al 90. El oficio del vigente semifinalista de Champions, y el de Diego Costa, tomarían los tres puntos como presa en un esfuerzo de altura.

- Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic (Giménez, m. 29), Godín (Juanfran, m. 51), Lucas; Correa, Saúl, Koke, Carrasco (Gabi, m. 61); Griezmann y Diego Costa.

0 - Valencia: Neto; Vezo, Gabriel Paulista, Garay, Gayà; Maksimovic (Soler, m. 65), Parejo, Kondogbia, Lato (Rodrigo, m. 62); Santi Mina y Zaza.

Gol: 1-0, m. 60: Correa, con un derechazo a la escuadra desde fuera del área.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Amonestó al visitante Rodrigo (m. 92).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 49.596 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.