www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A LOS BARCELONESES LES CUESTA CADA ESCAÑO CASI 50.000 VOTOS; A LOS ILERDENSES, SOLO 20.000

miércoles 07 de febrero de 2018, 13:36h
La falacia secesionista se demuestra sobre todo en que la ley electoral requiere para su reforma, conforme al artículo 56...

La falacia secesionista se demuestra sobre todo en que la ley electoral requiere para su reforma, conforme al artículo 56 del Estatuto, una mayoría cualificada de las dos terceras partes de los diputados del Parlamento. La secesión, por cierto, tras 500 años de Historia unida, se aprobó con menor número de votos que la oposición y solo por dos escaños más.

¿Por qué los constitucionalistas no airean estas cifras? Las de la ley electoral que, como la presidencia de la TV autonómica, requiere los dos tercios de los diputados para su reforma. Y lo más significativo. Los electores barceloneses, que suman 4.156.259 personas y representan el 74’8 del censo, solo eligen 85 escaños, es decir, el 62’9%. Los electores de Gerona, 517.881, que representan el 9’3% del censo, 17 diputados, es decir, el 12’5% de los parlamentarios. Los electores de Lérida, 313.913, que representan el 5’6% del censo, eligen 15 diputados, es decir, el 11’1% de los parlamentarios.

Eso significa que a los barceloneses les cuesta cada escaño casi 50.000 electores y a los ilerdenses 20.000. Aquí está la primera gran anomalía que es necesario resolver porque los constitucionalistas ganaron las elecciones en votos, pero las perdieron en escaños a causa de la ley electoral. Las provincias donde predomina el secesionismo están generosamente beneficiadas en la ley electoral, ley de difícil reforma, por cierto, porque se requieren los dos tercios de los votos parlamentarios para modificarla.