www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA DESMEMBRACIÓN DE ESPAÑA

jueves 08 de febrero de 2018, 11:25h
No era tan difícil anticipar lo que iba a pasar. Quiero subrayar la fecha ante el lector: 6 de diciembre de...

No era tan difícil anticipar lo que iba a pasar. Quiero subrayar la fecha ante el lector: 6 de diciembre de 1998. Ese día, hace ya más de 19 años, publiqué un breve recuadro en La Razón. Lo reproduzco a continuación sin modificar una coma:

“Si el PP, si el PSOE, no obtienen la mayoría absoluta en las próximas elecciones generales y necesitan para gobernar los escaños de uno o varios partidos nacionalistas, continuaremos asistiendo, como ocurre desde 1993, a una política genuflexa, obligada a concesiones cada día mayores, en la frontera con la desagregación poco a poco de España. La culpa no la tienen ni el PP ni el PSOE, sino un sistema electoral perverso. Desde 1993, un millón de nacionalistas condicionan el voto de veinte millones de españoles que votaron al centro derecha y al centro izquierda. O se reforma el sistema electoral para asimilarlo al establecido en Gran Bretaña, en Francia o en Alemania, o asistiremos a la desmembración de España, dulcificada por la integración en Europa. La situación creada tras las elecciones generales de 1993 exigía un pacto de Estado entre los dos grandes partidos, con reforma de la ley electoral. Faltó generosidad y sobró soberbia. Desde entonces, Jordi Pujol, Xavier Arzallus y otras gentes de batasuno vivir se frotan las manos con regocijo inextinguible”.

Hasta aquí lo que escribí hace casi veinte años. Estaba claro lo que iba a suceder si no se tomaban medidas. Y no solo electorales. Ya por aquellas fechas estaba claro que si se quería evitar el órdago secesionista en Cataluña era necesario arbitrar durante 15 o 20 años un copioso presupuesto para financiar, desde la cátedra al tebeo, la réplica, en todos los órdenes de la vida catalana, a lo que los separatistas estaban tejiendo y financiando.