www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COPA DEL REY - SEMIFINALES (VUELTA): VALENCIA 0 (0) BARCELONA 2 (3)

Coutinho se estrena para ganar en Valencia y clasificar al Barcelona a la final de Copa | 0-2
Ampliar

Coutinho se estrena para ganar en Valencia y clasificar al Barcelona a la final de Copa | 0-2

jueves 08 de febrero de 2018, 23:17h
Los de Marcelino alimentaron sus esperanzas en el primer tiempo pero el zarpazo del brasileño tras el descanso les congeló. Por Diego García

Mestalla acogió el segundo capítulo de la eliminatoria estrella de la Copa del Rey de este curso. Lo hizo con un 1-0 registrado en la ida que obligaba al Valencia a remontar ante un Barcelona que no perdía desde agosto antes de caer en los cuartos coperos frente al Espanyol. Esto es, los levantinos iban a tener que ejecutar un plan de rendimiento sobresaliente si querían tumbar a uno de los bloques más consistentes del Viejo Continente a estas alturas del calendario.

Para lograrlo, Marcelino cambió su esquema para dibujar un 4-3-3 en el que Zaza, Vietto y Rodrigo sería el tridente escogido. Por detrás figuraban Kondogbia y Coquelin como destructores y llegadores de una medular en la que Parejo debía distribuir el cuero. Su apuesta era eminentemente vertical y contemplaría ceder el cuero a un sistema de Valverde que salió a jugar con Coutinho en la banca y con un 4-4-2 en el que Andre Gomes fue la única variante -Messi y Suárez en ataque y Busquets, Iniesta y Rakitic en el centro del campo-.

Se desplegaría, como en el primer duelo del cruce, un ajedrez táctico en el que los locales decidideron no exponerse ni mostrar urgencia. Salieron contemporizando y dejando que el coloso catalán estableciera un monopolio del balón que, eso sí, era discutido cuando se jugaba en cancha valenciana. Quería probar el combinado en desventaja la paciencia del líder de LaLiga, crecer desde su seguridad en el repligue y lanzarse tras cada robo. De hecho, la ruta del pelotazo largo esta vez sí sería fructífera, con Zaza como referencia en la pugna aérea ante Umtiti y Piqué -que forzó para estar-. Así, Coquelin trazó una pared con el punta italiano para abrir el fuego, sin éxito, a la contra -minuto 5-.

El Barça controlaría el tempo y la situación con una disposición horizontal a la que le costaba aproximarse al área de Jaume, tanto en la vertiente lateral como en la conexión entre líneas. De hecho, de su amplio dominio de la redonda sólo sacaría en la media hora inicial una falta centrada que Messi lanzó para la estirada del arquero local -minuto 9-. Rodrigo sería el marcador de Busquets -tremenda la batalla entre ambos- sin pelota y el guía de los relámpagos de su línea atacante. No obstante, el hispano-brasileño se toparía con el laguero al conectar un cabezazo soberbio a centro de Gayá -minuto 14- Y acto y seguido Vietto mandaría a las nubes otro pase angulado de Zaza, confirmando el veneno del modelo de robo y salida che.

Iba a necesitar el Barcelona ajustar el equilibrio entre la presión alta que soltaban y la vigilancia de la segunda jugada que forzaban los tres delanteros valencianos -después de los balones largos que emitía la zaga local-. Cuando se atravesó el minuto 30 la relación de llegadas culé tendía a uno, nada más, y su ratio de posesión era ya salpicado por combinaciones más sostenidas, aunque siempre punzantes y verticales, de la hoja de ruta de Marcelino. El ida y vuelta estaba siendo ganado por la intensidad levantina, por encima de la doma blaugrana.

Rodrigo lo probaría en el 28, desde el pico del área, con un cañonazo que sacó Cillessen. Sólo Messi, que empezó a aprovechar la espalda de un Parejo a veces sólo en el repliegue (Kondogbia y Coquelin no llegaban después de que la jugada ofensiva quedara abortada), amenazaba a Jaume. En el 30 recibiría en la mediapunta y congeló el estadio con un zurdazo hacia el segundo palo que lamió la diana. Y el camino a vestuarios fue señalado después de que Suárez y Kondogbia intercambiaran lanzamientos -uno a las manos de Jaume y el otro al lateral de la red-, con la autoestima valencianista intacta. Habían constatado que podían dañar al contrincante y, al mismo tiempo, no sufrir en el achique.

Valverde leyó lo visto y sentó a Andre Gomes -otra vez trasparente- para dar entrada a Coutinho antes del inicio de la reanudación. La velocidad y la profundiad en la circulación de los suyos no había resultado la adecuada y buscó una solución. Pues bien, en el minuto 49 Suárez recibió en un contraataque y tumbó a su par para centrar hacia el segundo poste. Allí apareció el brasileño recién entrado para anotar el 0-1. Cruzó la pelota con un toque sutil y inhabilitó los reflejos de Jaume. Había adelantado líneas el conjunto local y otro desajuste en el regreso de los interiores lo costó multiplicar su desventaja.

Reaccionaría para acercar la utopía Marcelino. Dio descanso a un Rodrigo vaciado y a Coquelin para incluir la creatividad y el desborde de Guedes y de Carlos Soler. Necesitaba tres goles el Valencia para evitar que el Barcelona hiciera historia en su estadio -nadie, en la historia del fútbol español, había alcanzado la final de la Copa cinco veces seguidas-. Pero el vigente campeón del torneo anestesiaría el devenir con posesiones que evitaban recuperaciones rápidas de los valencianistas. Iniesta, dedicado a la labor defensiva, creció con balón para asociarse con Coutinho, Rakitic, Busquets, Messi y los laterales. Le costaría al equipo que se abocó a una contrarreloj superar la impía presión visitante.

El dominio del favorito fue tal que en el 62 tuvo la sentencia. Suárez conectó con Messi y el argentino, desde el punto de penalti, chutó de primeras para que Jaume salvara a su equipo. El Valencia sufría para avanzar en estático y los antiaéreos azulgrana funcionaron para empequeñecer a Zaza. La ausencia de Rodrigo se notaría también en esa argucia y sólo un cabezazo alto de Guedes y el zurdazo de Vietto que atajó el neerlandés rompieron la sostenida dinámica. Las modificaciones se concatenarían para deparar los escuadrones que se jugarían el cierre del duelo. Iniesta -más laborioso que creativo- dejó el sitio a la potencia de Paulinho, Garay -lesionado- dio el relevo a Vezo, y Jerry Mina debutaría en Can Barça -se marchó Piqué-.

Un derechazo de Rakitic que no encontró portería -minuto 68- avisó a los locales de lo complicado del brete. Si subían líneas, Messi y compañía les pincharían a la contra y si no mostraban más ambición verían cómo se quemabael minutaje, languideciendo como unos derrotados plenos de impotencia. Coutinho lo confirmaría engatillando un lanzamiento que se sacó de encima Juame -minuto 71-. Sin embargo, el miedo al riesgo no iba a preponderar en los locales y Guedes entró en ignición fabricando la mejor opción de su camarín: Cillessen detendría el remate de Gayá, con todo a favor. Y Zaza cabecería arriba otra acción fina del luso.

El carril zurdo local agujerearía a Sergi Roberto por momentos, pero el esfuerzo no llegaría la orilla y los valencianos morirían de vacío -sexta derrota consecutiva-. En el 82, Rakitic -muy solvente- pondría el lazo al billete a la final después de que Suárez, hambriento, robara la cartera a Gabriel.

- Ficha Técnica:

0. Valencia: Jaume, Montoya, Garay (Vezo, m.70), Gabriel, Gayà; Coquelin (Guedes, m.55), Kondogbia, Parejo, Rodrigo (Carlos Soler, m.55); Vieto y Zaza.

2. Barcelona: Cillessen, Sergi Roberto, Piqué (Yerry Mina, m.83), Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta (Paulinho, n.64), André Gomes (Coutinho, m.46); Messi y Suárez.

Goles: 0-1, m.49: Coutinho. 0-2, m.82: Rakitic.

Árbitro: Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó por el Valencia a Rodrigo, Parejo y Zaza.

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey disputado en Mestalla ante 43.355 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del jugador cadete del Alzira Nacho Barberá fallecido el pasado sábado mientras jugaba un partido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.