www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA POLÍTICA DEL SECESIONISMO CATALÁN SOBRE EL IDIOMA ES LA MISMA QUE LA DE FRANCO, PERO AL REVÉS

viernes 16 de febrero de 2018, 12:04h
El dictador Franco, el amigo de Hitler y Mussolini, persiguió al idioma catalán de forma totalitaria...

El dictador Franco, el amigo de Hitler y Mussolini, persiguió al idioma catalán de forma totalitaria. José María Pemán, presidente del Consejo Privado de Juan III, reaccionó frente a la tropelía publicando en el ABC verdadero un artículo titulado El catalán, un vaso de agua clara. A izquierda y a derecha, nos sumamos muchos a aquel artículo, empezando por Vicente Aleixandre. Algo se consiguió, no mucho.

Los Gobiernos de la Generalidad, sobre todo en los últimos años abiertamente secesionistas, han hecho lo mismo, pero al revés. Han extirpado el idioma castellano de las escuelas y de la Universidad. Han castigado a los niños que lo utilizan en los recreos. Lo han prohibido para titular tiendas y establecimientos, incluso con copiosas multas. Han financiado hasta la náusea películas y obras de teatro en catalán y han cegado hasta el último euro para aquellas producidas en castellano. Una persecución, en fin, coactiva y totalitaria, contraria a la libertad y al elemental respeto a la cultura.

Todo ello se ha hecho a pesar de las sentencias inequívocas del TSJC y del Tribunal Constitucional, debido, en gran parte, a que un torpe sistema electoral, propiciado por Adolfo Suárez y Fernando Abril, convirtió en muchas ocasiones a los partidos nacionalistas catalanes en árbitros del Congreso de los Diputados para formar Gobierno.

Ahora que Mariano Rajoy gobierna por el artículo 155 en Cataluña, en lugar de actuar con la debida contundencia dentro de la ley, vacila conforme a la tradicional política marianita del pasteleo y la merengosidad, ante el asombro internacional. Nadie comprende cómo se puede perseguir en su propia nación al segundo idioma del mundo, hablado como lengua materna por 550 millones de personas. Y que se dude sobre que figure una casilla para que el alumno en Cataluña pueda elegir como idioma vehicular el castellano.