www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESAIRE AL REY, DESAIRE A ESPAÑA

lunes 26 de febrero de 2018, 11:20h
Mariano Rajoy no puede permanecer impasible cuando se anuncia un grave desaire al Rey, que es, sobre todo, un desaire a...

Mariano Rajoy no puede permanecer impasible cuando se anuncia un grave desaire al Rey, que es, sobre todo, un desaire a España. De acuerdo con los partidos constitucionalistas, el presidente, en lugar de situarse una vez más a la defensiva, debió organizar toda una operación para contrarrestar el descarado y anunciado agravio.

Pudo robustecer, para recibir al Rey, el número de autoridades nacionales y autonómicas, también de otras autonomías. Pudo movilizar a personalidades de máximo relieve en la sociedad española. Pudo alentar una manifestación multitudinaria que diera la réplica a los insultos y caceroladas contra el Rey, es decir, contra España. No hizo nada. Se situó a la defensiva y a verlas venir.

Mariano Rajoy no quiere conflictos. Defender al Rey en Barcelona, es decir, defender a España, podía suponer algún conflicto. Así que cumplió, una vez más, la máxima de su eminencia gris Pedro Arriola: “No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”.

Ni el Rey ni España se merecen la lenidad del Gobierno. La pasividad gubernamental en el agravio al Monarca y a la nación española en Barcelona dará alas a los secesionistas que actúan impunemente porque conocen la debilidad del Gobierno. En las elecciones catalanas, los votantes del Partido Popular le pasaron agria factura a Mariano Rajoy, trasvasando sus sufragios a Ciudadanos. Si el presidente, mal aconsejado por los que le rodean, sigue así, esa factura se extenderá a toda España. ¿Ha olvidado Mariano Rajoy que el centro derecha español, ante las veleidades y los pasteleos de UCD, se pasó en bloque a Alianza Popular, hoy Partido Popular? La UCD tenía 165 escaños. Se quedó en 12, descalabro sin precedentes en la historia democrática europea.