www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 27: REAL MADRID 3 GETAFE 1

La pegada del Real Madrid tumba al Getafe y avisa al PSG | 3-1
Ampliar

La pegada del Real Madrid tumba al Getafe y avisa al PSG | 3-1

sábado 03 de marzo de 2018, 22:36h
Sin lucir juego ni intensidad, los de Zidane se pusieron 2-0 al descanso por mor del atino de sus delanteros. Por Diego García

El congelado ambiente que presentó el Santiago Bernabéu rimó este sábado con al suplicio que representa LaLiga para un Real Madrid que afrontó la visita del Getafe, uno de los equipos sorpresa y más rocosos, con la mente puesta más en París que en el presente. Tras caer ante el Espanyol hace un tras días, Zidane pensó que no podía permitirse más resbalones y menos ante su tribuna. Por ello alineó a Ronaldo, Benzema y Bale en ataque. Se reservaría pocas piezas, pues jugaron Llorente e Isco al lado de Casemiro, Theo ocupaba el rol de Marcelo y Nacho el de Varane. El resto de peones eran los titulares.

Aún así tardó en entrar en entrar en calor el coloso ante un sistema visitante que alternaba presiones adelantadas con repliegues astutos que negaban el encierro a su retaguardia. Bordalás desplegó un 4-2-3-1 en el que el iluminado Ángel sería el punta referencial, por delante de Remy, Portillo y Fajr. El trabajado equilibrio táctico de los getafenses fue capaz de complicar sobremanera el avance entre líneas de los merengues, densos y sin soluciones para jugar en cancha rival. Faltaba velocidad a la combinación del bloque que portaba la iniciativa y la comodidad de los azulones, entregados al robo y salida, era tangible cuando se atravesaba el minuto 20.

Keylor Navas y Emi Martínez, los dos porteros, tuvieron el mismo déficil absoluto de trabajo. El primer chut del duelo correspondió a un zurdazo de Ángel que el meta local atrapó. La pelota era capitalina, pero en un ejercicio pausado, controlador e inocuo. Y la verticalidad del aspirante avisó al favorito en el minuto 19. Una contra veloz con pase frontal dirigido al goleador azulón le bastó para ganar la espalda a Nacho, sentarle y abrir las hostilidades. Y, acto y seguido, Portillo y Fajr emergieron para constatar la personalidad propia y la distancia de intensidad y concentración entre las dos trincheras.

Veintintrés minutos aguardó el Madrid para cambiar el ritmo e hilvanar una circulación amenazante. Y en el córner consiguiente amortizaría un error en el despeje de Damián para ponerse por delante en el marcador. La segunda jugada accionó un centro desde el pico del área que Isco transformó en su asistencia más involuntaria para que Bale ajusticiara con un zurdazo raso y cruzado, directo hacia las mallas -minuto 24-. No había mostrado nada hasta entonces el sistema de Chamartín, pero la renacida pegada volvía a rescatarle, en su primer disparo entre palos o sin dirección. El octavo gol liguero del galés propiciaría un aumento templado de las revoluciones de su camarín.

El Getafe no cambió el rictus. De hecho, prosiguió con su maniobra de adelantar líneas, ya que los de Zidane no habían amenazado con balones al espacio hacia su tridente. Llorente y Casemiro se desnudaban como los más destacados de su bando al tiempo que los madridistas, como si supieran que el decantar del minutaje les favorecería sin mayor esfuerzo, encontraron su segunda opción en otro córner. Esta vez, en el minuto 30, Ramos remató sin consecuencias la jugada de pizarra. Y poco a poco, de camino al descanso, Isco y Bale engrasarían más participación para reclamar el mando más ambicioso del cuero. Eso sí, siempre detrás de una pátina global de indolencia soberbia.

Antes del descanso no cabría una traca descontextualizada de espectáculo y oportunidades. Únicamente hubo espacio para un respingo del apagado Benzema. El galo, inoperante en la mediapunta, se asomó a la dinámica en este intervalo para provocar el derechazo cruzado de Carvajal y, en el último instante, para emitir una asistencia deliciosa tras la que que Ronaldo recortó dos veces antes de descerrajar un latigazo que puso el 2-0. El resultado contenía un sabor insultante para los azulones, pues explicitaba la futilidad de su denodado esfuerzo táctico y estratégico ante el relamido magnetismo de la calidad. Con muy poco casi resolvió el reparto de puntos el conjunto entrenado por Zidane. Al galope de la puntería los madridistas justificaron su dormitar.

Bordalás ordenó más vehemencia en la búsuqeda de acortar el marcador y sus trabajadores se remangaron en la reanudación. Tanto que Remy chutó a las manos de Navas en la primera acción y minutos después se expulsó al ganarse la segunda amarilla tras golpear a Nacho en la cara. El delantero galo y el canterano merengue ya habían combatido y protagonizado escaramuzas en el primer acto, pero el jugador del Getafe comtió un error infantil y dejó a sus compañeros en inferioridad numérica cuando estaban inmersos en una utopía. Molina y Gaku entrarían en escena para tratar de seguir remando.

Pero perdería fuelle la tratativa sureña. La gestión controladora de la ventaja efectuada por un centro del campo madridista más metido en la lógica del evento fue suficiente para domar el pretendido acelerón ajeno y retomar las riendas del enfrentamiento. Hasta que Molina se escapó del marcaje de Nacho y se plantó en el área de Navas. En ese brete el esatuto delantero cayó y el colegiado pitó un penalti muy polémico. Portillo transformaría la pena máxima y Marcelo saltó al verde en sustitución de un Theo que no despega -minuto 62-. Y el carioca arrancaría su reaparición, estudiada de cara al Parque de los Príncipes, con una asistencia para el gol de Ronaldo, que sería anulado por una falta también discutible.

El luso dispondría de la sentencia momentos después, a centro de Carvajal. Emi Martínez salvó a los suyos tapando el remate, pero la diana cedida encendió el ritmo del vigente campeón de LaLiga. Y Marcelo se esforzó en ofrecer su mejor cara en el test que le preparó su técnico. Desde su ingreso significaría un puñal perenne ante el desafío táctico de Bordalás: el Getafe pasó a encerrarse, en la búsqueda de granjearse seguridad en el repliegue para ir a la pesca de un contragolpe que redondeara su desempeño siempre consistente. Sin embargo, antes del 80 Marcelo le puso el 3-1 en la cabeza a Ronaldo. El portugués, afinado, dejaría su lugar con todo decidido a Asensio. Y Kovacic suplió a un Llorente fuera de tono.

Hasta el 90 se desinflaría la intensidad para tocar mínimos. El digno Getafe no entregaría la cuchara nunca, pues siguió aposando con la fe en ir ganando batallas y objetivos cercanos para llegar a la orilla del imposible. Pacheco participaría en la recta postrera -en lugar de Portillo- aunque serían Asensio y Marcelo los que reclamarían los focos. No se registrarían más goles ni llegadas reseñables -más allá del lanzamiento al poste de Bale- en los últimos minutos de aceptación del resultado. El Madrid afinó su acierto (y poco más) antes de jugarse la temporada el martes que viene, con Ronaldo y Marcelo como highlights. Y, de paso, presionó a un Valencia al que deja a cuatro puntos de su tercera plaza.

- Ficha técnica:

3.- Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Ramos, Theo (Marcelo, min. 65); Bale, Llorente (Kovacic, min. 79) Casemiro, Isco; Benzema y Cristiano (Asensio, min. 79)

1.- Getafe: Emi; Damián, Djené, Bruno, Antunes; Arambarri, Sergio Mora (Shibasaki, min. 60); Portillo (Pacheco, min. 86), Fajr, Remy; y Ángel (Jorge Molina, min. 55).

Goles: 1-0, min. 24: Bale; 2-0, min. 45: Cristiano; 2-1, min. 65: Portillo, de penalti; 3-1, min. 78: Cristiano.

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Nacho (min. 34) por parte del Real Madrid y a Portillo (min. 53) por el Getafe. Expulsó a Rémy por doble amonestación (min. 25 y 48).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima séptima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 55.106 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en honor de Enrique Castro "Quini", exfutbolista del Sporting y del Barcelona fallecido esta semana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.