www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 27: BARCELONA 1 ATLÉTICO 0

Messi traduce el esfuerzo del Barcelona en un gancho al Atlético | 1-0
Ampliar

Messi traduce el esfuerzo del Barcelona en un gancho al Atlético | 1-0

domingo 04 de marzo de 2018, 18:05h
La primera parte fue azulgrana pero la segunda, colchonera. Por Diego García

El Camp Nou acogió este domingo el duelo cumbre de LaLiga en su edición 2017-18. Lo hizo después de rendir tributo a Enrique Castro 'Quini'. Y con el Barcelona y el Atlético, primero y segundo en la clasificación, desplegando sus onces y esquemas arquetípicos. Así, Valverde eligió a Coutinho para acompañar a Messi y Luis Suárez, y a Rakitic para hacer lo propio con Busquets e Iniesta. Su 4-3-3 buscaría domar al 4-4-2 ardoroso de Simeone, que dejó a Griezmann y Diego Costa la responsabilidad goleadora, pues su medular mostraba la búsqueda de la consistencia (con Gabi flanqueado por Thomas, Saúl y Koke).

Con el ajedrez pronosticable sobre el verde, los estilos previstos también se pondrían en práctica. Los madrileños examinarían la paciencia y pericia en la combinación coral -no tan engrasada en este curso- del líder por medio de presiones y repliegues intensos y seleccionados. Y los azulgrana, por su parte, llevarían la iniciativa, reclamando el mando total de la posesión para pautar el tempo que más le favorece. Como resultado, el inicio del envite reflejaría un centrocampismo en el que se batallaba por cada pulgada y las imprecisiones gobernarían este tramo aperitivo. Aún así, el empuje local llegaría a generar cuatro saques de esquina en los 10 primeros minutos.

La solvencia en el cierre y en las ayudas de los colchoneros sacaron a flote a su delegación a pesar del aumento creciente de la combinación en cancha ajena del Barça. Iniesta y Busquets eran capaces de otorgar fluidez al pase entre líneas de los barceloneses, pero le faltaba acceder a posiciones de remate a ese ejercicio jerárquico culé. Antes del minuto 20 sólo un chut del manchego, que tocó Giménez y se fue a córner, y un intento de Coutinho, que llegó a las manos de Oblak tras ser retenido por un zaguero, supusieron la producción atacante tangible de los locales. En ese intervalo de salida los capitalinos abrazaron el modelo de achique y contragolpe, si bien los envíos frontales hacia Griezmann y Costa no frutificaban.

Presionaba también el sistema entrenado por el Txingurri, que de una encerrona sobre Thomas sacaría el primer acercamiento nítido. Lionel Messi emergió por vez primera para fintar a tres obreros rivales y descerrajar un latigazo, desde media distancia, que desgastó los guantes de Oblak -minuto 21-. Partey abriría el fuego visitante en la siguiente jugada, con un disparo sin dirección, demostrando la personalidad de su camarín. Y cuando aparentaban abrirse las costuras del tacticismo Andrés Iniesta, el faro del puntero, cayó al verde. El albaceteño asustó al respetable ante una posible lesión musucular, pero lo que acontecería sería un zurdazo sobresaliente de Messi a la escuadra colchonera -minuto 25-. El genio argentino adelantó al favorito con un lanzamiento de falta imperial que él mismo hacía provocado y que desafiaba el plan del Cholo.

Quiso dar un paso adelante el Atlético, pero cedería un chut de Coutinho que atajó Oblak y una atajada, in extremis, de Giménez a Luis Suárez, toda vez que la presión culé promocionó un fallo en el pase de Koke. Y con 1-0 Iniesta no arriesgó más su físico y se fue al banquillo -el duelo ante el Chelsea no está tan lejano-. Andre Gomes le daría el relevo, moviendo a Coutinho hacia el interior izquierdo, su posición natural. Además, fijar al brasileño frente a Vrsaljko, amonestado, se convirtió en una amenaza para el equilibrio rojiblanco de inmediato. El ex del Liverpool fiscalizaría el meta esloveno en el 36. Y Gomes también lo haría, en el 38. La tratativa rojiblanca por hacerse largo estaba provocando espacios que el Barça amortizaba sin piedad, nominando a Oblak como el más destacado visitante hasta el intermedio.

El renacido gen competitivo en la faceta defensiva de los de Valverde negó la participación a Griezmann y Costa. Y también el tino distributivo de Koke y Saúl. Con ello, Filipe sobresaldría más como perseguidor de Messi, casi en un cuerpeo, elevando al argentino en conducción. El 10 azulgrana fue intermitente, pero con eso le bastó. Piqué cabecearía por encima del larguero un centro de Coutinho, refrendando el desbarajuste colchonero, incapaz de herir a la contra (o en estático) y tambien de sostener el cambio de ritmo ofensivo del ilustre contrincante. La relación de disparos de camino a vestuarios (9 a uno) reflejó lo visto y la altura de la montaña a escalar por parte de los madrileños. Stegen había sido iun espectador del esfuerzo energético de sus compañeros que había devenido en un golpe de autoridad de ventaja escueta.

Emprendería la reanudación con más ambición un Atlético que no contemporizaría. Establecería una presión asfixiante más prolongada y producto de ese movimiento germinarían las posesiones más largas de los capitalinos desde que llegaron a la Ciudad Condal. A partir de ese punto de inflexión caminarían sobre el riesgo de perder el cuero y tener que contener a Messi, Coutinho y compañía. Pero no les quedaba otra. El Barça cedería metros y bajaría revoluciones, aceptando su nuevo rol punzante. Y Saúl, en el 52, efectuaría el segundo chut de su conjunto.

Umtiti y Piqué aumentarían su ratio de trabajo al tiempo que arreciaban los centros laterales sobre su área. Los dos zagueros locales ganaban la pugna aérea y también el juego del fuera de juego, en el que el hispano-brasileño caía con asiduidad. Vrsaljko y Filipe esta vez sí vivían incorporados al ataque y se jugaba en territorio catalán. Simeone profundizó en el pensado crecimiento de su esquema, sacando al lateral balcánico e incluyendo a Ángel Correa. Thomas pasó a la retaguardia en el cambio ofensivo atlético. Y Stegen atrapó un cabezazo parabólico del Godín en el 60 y al saque de un córner. Griezmann entraría en ignición ante la mayor periodicidad de las llegadas de su equipo.

Había revolucionado el paisaje el Cholo. La lesión de Iniesta restó control al equipo que quedó abocado a gestionar la ventaja atrincherado. Un cabezazo lejos de tino de Umtiti -minuto 65- fue todo el bagaje de llegadas locales en el segundo acto. El cuero y las sensaciones eran rojiblancas mientras que Gameiro ingresaba en la dinámica -sentó a Gabi-. Cuatro atacantes y dos pivotes confeccionaban la apuesta ultraofensiva del Atlético para conquistar el empate y rescatar sus opciones de título. Con 25 minutos por jugar, Stegen era protagónico y el peligro rondaba a su portería. Le costaba mucho encadenar pases al coloso y también anestesiar el chorro de centros laterales que le circundaban.

Piqué se resentiría de sus molestias en una rodilla pero continuó sobre el tapete y Messi y Suárez retrataban la solidaridad en los esfuerzos en fase defensiva de todo su grupo. Koke, Costa y Griezmann conectarían tras la pérdida de un Busquets acuciado para que el galo chutara lejos del arco -minuto 73-. Sólo podría sacar córners la delantera blaugrana ante la compleja escena, pero 'Busi' tuvo el segundo por esa vía. Oblak sostuvo a los suyos -minuto 76-. Inmersos ya en la recta final, el derroche anatómico y la intensidad tocaba techo. Lucas y Paulinho suplirían a los vaciados Filipe y Coutinho, dejando las cartas sobre la mesa.

Defendería bien y con seriedad el Barça frente al tramo postrero de asalto rojiblanco. Por el camino pedirían penaltis Coutinho y Diego Costa, con la tensión por las nubes. Le anularían un gol de Gameiro y otro a Luis Suárez. Y el digno escuadrón colchonero no llegaría a la orilla. No detectaría las rutas de avance entre líneas y la acumulación de envíos laterales no le significarían fruto. E, incluso, el delantero charrúa tuvo el 2-0 en el añadido. En consecuencia, el líder se dispara en la clasificación, abriendo una brecha de ocho puntos después de haber evidenciado que se maneja con igual eficacia -que no brillantez- con y sin la pelota. Esta Liga, ya, sólo puede perderla la industrial obra de Ernesto Valverde.

- Ficha técnica:

1 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Iniesta (André Gomes, min.35); Coutinho (Paulinho, min.84), Messi y Luis Suárez.

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko (Correa, min.59), Giménez, Godín, Filipe Luis (Lucas, min.74); Gabi (Gameiro, min.66), Thomas, Saúl, Koke; Griezmann y Diego Costa.

Gol: 1-0: Messi, min.26.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Mostró tarjeta amarilla a Messi (min.30), Vrsaljko (min.31), Giménez (min.57) y Rakitic (min.69).

Incidencias: partido de la vigésima séptima jornada de Liga disputado en el Camp Nou ante 90.356 espectadores. Antes del encuentro, el Camp Nou rindió homenaje a Enrique Castro 'Quini', fallecido el pasado martes y que fue delantero azulgrana entre 1980 y 1984, y guardó un minuto de silencio por él y por Davide Astori, el capitán del Fiorentina fallecido hoy. El Barcelona de hockey sobre patines ofreció a la afición el título de la Copa del Rey.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.