www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

Otra vez Italia

Dani Villagrasa Beltrán
miércoles 07 de marzo de 2018, 20:20h
Un tercio de actualidad, un tercio de ensayo, un tercio de lirismo. Como si fuera la fórmula del negroni, Francisco Umbral, que escribió muchas, rebelaba la composición perfecta de las columnas periodísticas. Italia es un país que el imaginario colectivo carga de lirismo y sobre la patria de Maquiavelo corren tópicos políticos como que es un país que puede funcionar sin gobierno e, incluso, a pesar de sus gobiernos. Tras las elecciones italianas, se ha vuelto a recordar, por la espectacularidad de la cifra: 41 primeros ministros y 65 gobiernos desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, lejos de ser un país fallido, ahí sigue como octava potencia económica global. Otro de los tópicos que circula sobre Italia es que su vida política es una especie de tubo de ensayo de lo que ocurrirá en Occidente: la democracia cristiana, el eurocomunismo, la socialdemocracia e incluso la democracia-show de Berlusconi, precursora de Trump, todo parece inventado en Italia. Matteo Renzi, el Macron de ahí, se ha llevado un buen revolcón electoral en los últimos comicios italianos y, debilitado el dique centrista y europeísta, se alzan a derecha e izquierda las opciones antisistema, que recogen más de la mitad de los sufragios. Ha sido el titular unánime, no cabe mucha originalidad en cuanto al planteamiento. Más de la mitad de los italianos que han acudido a las urnas son partidarios de romper la baraja. Tanto el Movimiento 5 Estrellas como la Liga, coaligada con el partido de Berlusconi, han enarbolado discursos contrarios a la Unión Europea, que ya se ha convertido en el Pim Pam Pum de todos los problemas nacionales. Los italianos le han perdido el miedo al coco de la prima de riesgo, que es otra manera de decir que con la lira no se estaba tan mal. Después de las elecciones en Italia, el eje europeo cuenta con la alineación de Madrid, París y Berlín. En España, de momento, no ha calado el discurso antieuropeísta en ninguno de los cuatro principales partidos, a pesar de que Podemos tonteó con él en sus inicios. En Alemania, arraiga en el este ex comunista, pero socialistas y democristianos ya tienen atada su tercera ‘gran coalición’ sistémica. En París, Emmanuel Macron debería estar tomando notas de lo que ha ocurrido con Renzi al otro lado de los Alpes. La capacidad de invención política italiana se convierte a veces en capacidad profética y es fácil aventurar que está marcando un nuevo precedente antieuropeo. Demasiada actualidad, poco ensayo y, con Italia de tema, definitivamente corta de lirismo. Mecachis.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios