www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SOLO LA CÁRCEL FUNCIONA CON LOS PRESUNTOS GOLPISTAS

miércoles 21 de marzo de 2018, 12:15h
He explicado en más de una ocasión la conversación que mantuve con Pedrol Rius...

He explicado en más de una ocasión la conversación que mantuve con Pedrol Rius con motivo de una reunión de la Trilateral, creo recordar que en Nueva York.

El prestigioso decano del Colegio de Abogados me dijo: “He visto a los hombres más enteros derrumbarse en la cárcel”. El tiempo me ha confirmado la apreciación de Pedrol. Solo he conocido a un personaje que supo resistir la prisión: Mario Conde. Ahora, el encarcelamiento de los presuntos golpistas catalanes, acusados de delitos de rebelión, sedición y prevaricación, ha resquebrajado la altanería y la soberbia de casi todos los dirigentes, dispuestos a cantar la palinodia con tal de recobrar la libertad. El último ha sido Jordi Sánchez, que ingresó en prisión haciendo alardes de altivez. No ha resistido ni cinco meses. Se ha rendido, renunciando incluso a su candidatura a la presidencia de la Generalidad.

Carlos Puigdemont, el expresidente felón, no se equivocó personalmente al fugarse de España. No ha conocido la sombra de los barrotes y por eso sigue haciendo alardes de soberbia e impertinencia. Incluso sus partidarios le tachan de cobarde y payaso, pero él se regocija en su mansión belga y se dedica a impartir lecciones de democracia, cuando fracturó la ley democrática española y puso en marcha, como se ha revelado ahora, procedimientos de repugnante turbiedad.