www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL ORDEN PÚBLICO EN CATALUÑA DEPENDE DEL 155 DE RAJOY

miércoles 28 de marzo de 2018, 12:33h
La pasividad, la dejadez, la cachaza del Gobierno han alimentado los lamentables desórdenes en Barcelona...

La pasividad, la dejadez, la cachaza del Gobierno han alimentado los lamentables desórdenes en Barcelona, Gerona y carreteras regionales y nacionales. Una cosa es el derecho a manifestarse y otra muy distinta las ocho horas que centenares de camioneros estuvieron paralizados en las carreteras catalanas.

Mariano Rajoy no quiere problemas. No parece dispuesto a actuar con las Fuerzas de Seguridad como requiere la situación porque “eso provocaría conflictos”. Pero es su deber y su responsabilidad. El orden público, con el 155 en marcha, depende del ministerio del Interior y de la decisión del Gobierno. No es de recibo que los extremistas del secesionismo se adueñen de las calles y carreteras perjudicando a todos. Hay que actuar con las unidades antidisturbios como ocurre en todas las naciones democráticas.

El espectáculo que los españoles están presenciando, agigantado además por algunos canales de televisión, no pueden resultar más lamentables. Si se continúa así, el orden público en Cataluña quedará fuera de control. Al Estado le sobran medidas para embridar a los ultras dentro de la ley, por supuesto. Hay que tomar la decisión de ordenar a las Fuerzas de Seguridad, tanto autonómicas como nacionales, que actúen conforme a la gravedad de la situación. Abdicar de la responsabilidad para evitar conflictos no hará otra cosa a medio y largo plazo que agrandar la gravedad de lo que está aconteciendo. Ley y orden es una premisa irrenunciable. El Gobierno de Mariano Rajoy está a la defensiva, a verlas venir. ¡Qué error, qué gran error!