www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Uno de los nuestros

lunes 28 de enero de 2008, 19:01h
Siempre que algún miembro del Gobierno Vasco se ve envuelto en algún asunto relacionado con la justicia, apela al mismo argumento: 'la Justicia española está atacando al pueblo vasco'. Parece que el mero hecho de ser vasco y nacionalista te exime de responsabilidad individual y te convierte en parte de un todo más grande que se revuelve cada vez que uno de sus miembros es atacado. Los discursos nacionalistas se dirigen siempre a una colectividad informe, que al parecer vive y respira con un mismo corazón. Miles de años después de que los atenienses conquistaran el yo y la libertad del individuo, en uno de los rincones más avanzados de Europa nos encontramos con que es la masa, el grupo, la tribu, quien decide, quien es objeto y sujeto de derecho, mientras que la persona ha de subordinar su voluntad y libre albedrío a un proyecto mucho más grande e importante: la libertad del pueblo.

Algunas tribus de la selva amazónica creen que no existe la identidad privada. Para ellos, la mente es una especie de cavidad abierta en la que habita el poblado entero, que puede entrar y campar a sus anchas por ella. Los discursos nacionalistas parecen delatar una creencia semejante. Lo vemos ahora con la sentencia contra Atutxa por negarse a disolver al grupo de SA. La sentencia no ha sido contra la persona sino contra el pueblo vasco, dicen ellos. ¿Y quién forma parte del pueblo vasco? ¿Quién está empadronado en alguna localidad vasca y paga sus impuestos? No, quien abre su cavidad, la vacía de ideas propias y se deja arrastrar hasta esa mente colectiva que decide cuál es el camino correcto hacia la arcadia feliz de esta suerte de comunismo existencial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.