www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SELECCIÓN ESPAÑOLA

Piqué confirma que abandonará a la selección española tras el Mundial

El central ha sorprendido con esta manifestación al término del debut en el torneo.

Después de una semana histórica en cuanto a su turbulencia, a la selección española se le escapó la victoria después de una remontada plena de carácter y calidad ante Portugal. La catariss anhelada llegó en el debut en el Mundial. Despejando las dudas sobre el delantero, el estilo y las consecuencias del despido de última hora de Julen Lopetegui. Todo funcionó mejor de lo que el contexto hubiera esperado, exceptuando errores particulares que costarían dos puntos.

Pero la sensación era sorprendentemente buena. El trauma fue abofeteando sobre el verde, para consuelo del aficionado español. Y cuando todo esto quedó remarcado con el pitido final del colegiado asomó un Gerard Piqué con ganas de hablar. Pero no de comentar o analizar lo rocambolesco de estos siete últimos días. Sino con la premisa de pasar facturas y efectuar un anuncio un tanto descontextualizado si se contemplan los antecedentes.

El central catalán, que cuajó un buen partido -excepción hecha a la falta concedida a Ronaldo que costó el empate a tres-, tomó los micrófonos disponibles para manifestar lo siguiente: "Ya lo dije en su día, no es un tema que haya que tocar ahora. Es una decisión bastante firme". Se refería con esa escueta aseveración a la vigencia de las palabras que pronunció en Shkoder (Albania) el 9 de octubre de 2016. En aquella fecha aseguró que se retiraba de la selección nacional cuando acabara Rusia 2018.

Bien es cierto que el 4 de octubre de 2017, en plena era Lopetegui y cuando la polémica le abrazó al ser la resaca del 1-O secesionista, Piqué declaró que "también me he planteado continuar tras el Mundial de Rusia". "Nunca sabes al cien por cien lo que va a pasar, pero cuando digo una cosa lo suelo cumplir. Creo que ha llegado mi momento y espero que podamos ganar para irme por la puerta grande", ha zanjado en este día de emotividad para el camarín ahora dirigido por Hierro.

Y también tuvo atención el defensor para acordarse de las críticas que se han filtrado desde la directiva del Barcelona hacia el documental en el que Griezmann anunció que rechazaba la oferta azulgrana y se quedaba en el Atlético -producido por una empresa en la que Piqué tiene una inversión relevante-. Desde la cúpula de la entidad barcelonesa se ha revelado el enfado con el modur operandi que ha facilitado el zaguero. En resumen, creen que la publicación de la decisión del colchonero no debía llegar promocionada desde uno de sus capitanes.

Pues bien, Piqué piensa distinto. Y, como en la mayoría de asuntos, lo explicita sin peros. "Es sorprendente la reacción por parte de toda la gente de Barcelona. Que duden de mi compromiso y el amor que tengo por este club es muy sorprendente", avanzó antes de argumentar lo siguiente: "Es una de mis empresas y la idea surgió hace meses cuando hablé con Griezmann y me dijo que había la posibilidad de que fuese al Barcelona. Lo grabamos y era un contenido muy bueno para que la gente viera cómo se toma una decisión tan importante como esta desde dentro".

"Desde ahí, me desconecto. Obviamente, no estoy cada día viendo lo que va decidiendo. La gente vio que hasta el último día estuvo indeciso. A mí ayer por la mañana me llaman y me dicen que se va a emitir y les pregunté qué hace al final. Me dijeron que se queda y así fue", explicó el central sobre la emisión del documental 'La decisión' que ha supuesto otro revés para la capacidad negociadora y de convencimiento de Josep María Bartomeu.

"Yo no soy el responsable de que durante todos estos meses se esté hablando de un jugador en la prensa y al final no acabe viniendo. El Barcelona es muchísimo más grande que un jugador, que si no viene, vendrán otros. Si él ha tomado la decisión, por el motivo que sea, económico o deportivo, el Barça es mucho más grande que un jugador. He hablado con el presidente (Josep María Bartomeu), me ha llamado y todo bien", ha presguido.

Y ha finalizado su exposición relatando parte de esa conversación con su jefe: "Él estaba jodido porque pensaba que el jugador acabaría viniendo y sin más. Hay que quitarle hierro a todo esto. Los grandes jugadores siempre tienen las puertas abiertas del Barcelona, pero deben tener ganas de venir. Tenemos jugadores que son grandes e importantes y seguro que van a venir otros a la altura del club", finalizó. En principio, desde este sábado podrá centrarse en lo concerniente a su actuación al lado de Sergio Ramos en el partido ante Irán y los que vengan.