www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

IGLESIAS Y SÁNCHEZ, CONTRA LA TRANSICIÓN

miércoles 27 de junio de 2018, 12:26h
La Transición fue una operación política que asombró al mundo tras la muerte de Franco, el amigo de Hitler y Mussolini...

La Transición fue una operación política que asombró al mundo tras la muerte de Franco, el amigo de Hitler y Mussolini, el caudillo que encarnó durante cerca de 40 años una dictadura militar implacable. La voluntad general libremente expresada, respaldó una Constitución -la de 1978- que establecía en España la democracia pluralista plena y, como forma de Estado, una Monarquía parlamentaria similar a la de Suecia, Noruega o Dinamarca.

La torpeza de varios Gobiernos y sus despropósitos ha permitido en los últimos años que se desarrollen en España varios partidos antisistema, controlados casi todos ellos por la inteligencia de Pablo Iglesias, el líder de Podemos. Los antisistema, como es lógico, quieren acabar con el sistema establecido y votado en la Transición. No se trata solo de modificar la ley de Sanidad o la de Educación. No se trata de establecer un nuevo sistema fiscal o una ley electoral diferente. Se trata de destruir el eje del sistema, es decir, la Monarquía parlamentaria, derrocando al Rey. No ver eso es no ver la evidencia. Una parte sustancial del PSOE no está en la posición de los antisistema. Son muchos, sin embargo, los que creen que Pedro Sánchez se encuentra en esa posición y, en todo caso, está condicionado por los antisistema porque ellos le instalaron en Moncloa, tras ganar para él la moción de censura y escabechar a Mariano Rajoy.

Los podemitas no se van a precipitar en la maniobra antisistema. Irán poco a poco para no despertar demasiadas alarmas. Pero su objetivo está claro: liquidar el sistema de la Transición y encaminar a España hacia una República Confederal.