www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ, DISCRETO

martes 17 de julio de 2018, 13:46h
Sereno, tranquilo, fácil de palabra, preciso en la vocalización, Pedro Sánchez estuvo por encima de lo que de él se esperaba...

Sereno, tranquilo, fácil de palabra, preciso en la vocalización, Pedro Sánchez estuvo por encima de lo que de él se esperaba en su intervención ante el Congreso de los Diputados. Evitó vehemencias, agresiones, insultos. Predominó en él la moderación y el buen sentido. Hernando y Rivera le replicaron de forma incisiva y certera, pero no aplastaron al presidente.

La debilidad de Pedro Sánchez no vino de la oposición sino del secesionismo y la ultraizquierda, que se agitan ya inquietos ante presuntos incumplimientos de los compromisos que Pedro Sánchez acordó para que en la moción de censura el líder socialista se proyectara sobre la silla curul del palacio de la Moncloa. Todavía Pedro Sánchez sortea la situación. Solo han transcurrido 50 días. Está claro, sin embargo, que es imposible un Gobierno estable con 84 diputados y la necesidad del apoyo directo o indirecto de una veintena de agrupaciones.

Articulistas distinguidos aseguraban antes de la sesión parlamentaria que Pedro Sánchez, en cabeza ya en las encuestas, anunciaría la convocatoria de elecciones para el otoño. Esa convocatoria, salvo circunstancias extraordinarias, no está en la hoja de ruta de Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno ha acercado a los presos políticos catalanes. Proyecta, según su entorno, otorgarles la libertad provisional en las próximas semanas y, tras los juicios y públicas condenas, concediéndoles el indulto. Pedro Sánchez convocará elecciones anticipadas, como hacen todos los presidentes, si las encuestas certifican su victoria. En caso contrario, agotará la legislatura. Otra cosa es que pueda hacerlo porque basta con que algún partido secesionista le retire el apoyo para que triunfe una moción de censura con un presidente instrumental y el compromiso de convocatoria inmediata de elecciones. El que a moción de censura mata, a moción de censura puede morir.

Un sector cada vez más considerable del partido socialista confía en la habilidad y la suerte de Pedro Sánchez para que se prolongue un Gobierno que ha otorgado cargos y mamandurrias a varios millares de socialistas, encantados con la nueva situación.

Pedro Sánchez, en fin, en su primera prueba como presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados, ha quedado mejor de lo que se esperaba. Justo es reconocerlo así y quedar a la espera de los pasos que el nuevo Gobierno dará o que se verá forzado a dar en su camino sobre la cuerda floja de la política española.