www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FRUTO DE LOS ACUERDOS ENMASCARADOS PARA LA MOCIÓN DE CENSURA

viernes 10 de agosto de 2018, 13:21h
El problema no consiste en si el acercamiento de presos etarras está o no está dentro de la ley. Pues claro

El problema no consiste en si el acercamiento de presos etarras está o no está dentro de la ley. Pues claro que lo está. Gobiernos de diverso signo han trasladado a presos. El problema consiste en que, en esta ocasión, se sospecha con fundamento que se trata de una concesión más de Pedro Sánchez al PNV para asegurarse los cinco votos que decidieron el éxito de la moción de censura. Sin esos cinco escaños, el líder socialista no hubiera podido encaramarse en el machito monclovita.

No se sabe con exactitud qué ventajas económicas, cuántas sinecuras y canonjías, qué número de presos, qué concesiones secretas se han hecho para que un partido democristiano como el PNV, de centro derecha, votara en favor de una fórmula dominada por los comunistas y la extrema izquierda.

Pablo Casado no tiene dudas de que el acercamiento de presos etarras, incluso aunque no hayan dado muestras de arrepentimiento ni hayan pedido perdón, cumple con los requisitos que la ley exige. Lo que el presidente del PP denuncia es que trasladar presos etarras a las cárceles vascas en estas fechas forma parte de la factura que Pedro Sánchez está pagando al PNV para satisfacer su ambición ilimitada de hospedarse en el palacio de la Moncloa. Parece claro que el presidente socialista irá cumpliendo, sin prisa pero sin pausa, con las concesiones pactadas con el fin de prolongar su estancia en la anhelada poltrona de la presidencia del Gobierno. Está por saber si esas concesiones le proporcionarán fuelle para agotar la legislatura.