www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, ZAPATERO Y LA REFORMA CONSTITUCIONAL

miércoles 23 de julio de 2008, 21:26h
Por su interés, y tras la entrevista entre el presidente del Gobierno y el presidente del Partido Popular, reproducimos a continuación el artículo publicado por Luis María Anson el pasado martes en el diario “El Mundo”.

Lo único que quiere sacarle Zapatero a Rajoy en la entrevista de mañana es que los populares cedan y el Gobierno organice la Justicia a su conveniencia, Montesquieu cadáver. La crisis económica la resolverá Solbes con fórmulas que no comprometan el gasto social, es decir, la compra de votos a la que, con el mejor estilo de Romero Robledo, se ha entregado Zapatero I el de las mercedes, con pingües resultados electorales, por cierto. El presidente circunflejo tratará una vez más de engañar como a un pardillo al débil Rajoy.

El único acuerdo serio y transcendente entre el centro izquierda de Zapatero y el centro derecha de Rajoy, o sea, entre el 80% de los españoles, es el pacto de Estado para la reforma constitucional. El Régimen de 1978 se está agotando y sólo perdurará si se contiene la hemorragia de las transferencias a las Autonomías. Salvo en casos de mayoría absoluta, cada cuatro años el PSOE o el PP se ven obligados a someterse al chantaje de unos partidos nacionalistas que exigen cada vez más y que hacen jirones del Estado. Cerrar definitivamente las transferencias y recuperar la Educación para la Administración Central, esa es la gran cuestión sobre la que deben decidir todos los españoles. No existe el derecho de los vascos, el derecho de los catalanes, a decidir sobre cuestiones de territorialidad que afectan a la soberanía de la nación. Es a los españoles vascos, a los españoles catalanes, a los españoles madrileños, a los españoles andaluces, a todos los españoles a quienes corresponde la decisión.

¿Ha rectificado Zapatero sus posiciones de la anterior legislatura o sigue creyendo que lo mejor para España es una República confederal al estilo de Suiza y conforme a las enseñanzas de Philip Pettit? Las malas lenguas aseguran que existe incluso un acuerdo subterráneo con Ibarreche para que, el 15 de septiembre, un Tribunal Constitucional politizado y controlado por el Gobierno dé paso, con algunos retoques, al referéndum del lendakari. Pienso que eso no es así, aunque del Zapatero embustero se puede esperar cualquier cosa. Nadie ha mentido con tanta intensidad, salvo Franco, en la historia contemporánea de España. Por eso, no hay que fiarse demasiado, “que la boca mentirosa -escribió Ruiz de Alarcón- incurre en tan torpe mengua, que solamente en su lengua es la verdad sospechosa”. El falsus in uno falsus in ómnibus de la sabiduría latina no ha perdido vigencia.

Mariano Rajoy sigue oliendo con fruición el incienso con que le aroman Soraya y Dolores. No llega, pues, a Moncloa en las mejores condiciones para evitar que Zapatero le venda la burra. Pero es hombre inteligente, con una gran capacidad para la gestión, y habrá que confiar en que sortee las trampas zapaterescas. Tal vez, incluso, se decida a plantear de frente, y en contra de la información anticipadora y filtrada que ayer nos proporcionó el diario adicto, el gran asunto que exige el pacto de Estado entre los dos grandes partidos nacionales: la reforma constitucional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.