www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TORRA RESPONDE A SÁNCHEZ

lunes 01 de octubre de 2018, 17:56h
El presidente marioneta Joaquín Torra ha dado cumplida respuesta a la política de distensión...

El presidente marioneta Joaquín Torra ha dado cumplida respuesta a la política de distensión y diálogo de Pedro Sánchez. Nada de diálogo y además crecimiento de la tensión. Cortadas las vías del Ave, ocupadas las principales arterias de Barcelona y Gerona, cubiertos muchos edificios públicos de lazos amarillos y agresivas pancartas, acosados infinidad de comercios, agredidas verbalmente las comisarías de la Policía Nacional, desencadenada la violencia entre los manifestantes y la policía autonómica, descompuesto el orden público, he aquí la respuesta que el presidente títere Torra, al servicio del expresidente felón Puigdemont, ha dado a la ingenuidad buenista de Pedro Sánchez.

Arde Cataluña en manifestaciones e improperios. La situación es tal que no solo se está perjudicando gravemente el interés de los catalanes. También el de España. El artículo 155 se redactó en la Constitución para, desde la ley y sin salirse de la ley, poder controlar situaciones como la actual. Es de obligado cumplimiento. No se trata de aplicarlo o no. Es un mandato constitucional. Tiene razón Pablo Casado y Albert Rivera cuando exigen a Pedro Sánchez que ponga en marcha el artículo 155 para atajar el incendio que amenaza con achicharrar a Cataluña.

Pedro Sánchez, que depende en el Congreso de los Diputados de los escaños secesionistas catalanes, continuará haciendo concesiones, expresándose con palabras huecas, haciendo gestos de distensión y diálogo hacia los que no quieren ni distensión ni diálogo. Anhelan todo el poder a costa de fracturar la unidad territorial de una nación que la conserva desde hace cinco siglos.

Zapatero cometió con el Estatuto un disparate colosal. Rajoy apenas hizo nada para reconducir la crisis. Sánchez la está alimentando para permanecer en el poder. Por un plato de lentejas, por un plato de votos, está vendiendo la unidad de España. Un año después, la situación está peor en Cataluña, mucho peor.