www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JOAQUÍN TORRA MANTIENE EL ULTIMÁTUM

jueves 04 de octubre de 2018, 13:00h
Joaquín Torra, presidente títere de la Generalidad, genuflexo siempre ante Carlos Puigdemont, ha reiterado su ultimátum tras...
Joaquín Torra, presidente títere de la Generalidad, genuflexo siempre ante Carlos Puigdemont, ha reiterado su ultimátum tras el rechazo provisional de Moncloa a que Pedro Sánchez le visite en Barcelona. El dirigente sabe que sin los escaños que domina en Madrid el secesionismo catalán, el Gobierno no puede aprobar nada en el Congreso de los Diputados. Por eso juega a placer con Sánchez, al que humilla con regocijo inextinguible.

La más grave consecuencia de los órdagos de Torra es que se ha fracturado un pacto imprescindible para la estabilidad de España: el de los tres partidos constitucionalistas, el PP, el PSOE y Ciudadanos. Pedro Sánchez elude cualquier contacto con las agrupaciones que garantizan la unidad territorial de España. No quiere dar más argumentos al presidente marioneta para la confrontación. Por un plato de lentejas, bordea vender la unidad de la patria española. Pablo Iglesias con Podemos, el Partido Comunista y los radicalismos secesionistas y de extrema izquierda, maneja 91 diputados de los 180 con los que teóricamente cuenta Pedro Sánchez. El líder socialista pretende mantener el equilibrio inestable hasta el año 2020.

No le será fácil pero, por ahora, los que vaticinan la inmediata convocatoria de elecciones generales solo especulan. Pedro Sánchez aspira a agotar la legislatura y aunque los secesionistas catalanes le zarandean, se mofan, le someten a constantes vejaciones y humillaciones, el flamante presidente está dispuesto a aguantar. La oposición lo sabe y por eso acosan y cuartean por los cuatro costados al presidente Sánchez. Se anuncia a bombo y platillo digital una nueva ristra de irregularidades de sus ministras y de la capitoste de Televisión Española. Pedro Sánchez se esforzará hasta el límite para contener la hemorragia. Nadie puede vaticinar seriamente si conseguirá o no suturar las heridas.