www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ DERROTA A MATEO

sábado 20 de octubre de 2018, 17:58h
José Antonio Sánchez es uno de los grandes nombres del periodismo español, profesional certero e independiente...

En medios políticos y sobre todo profesionales, este artículo de Luis María Anson, publicado en el diario El Mundo, ha sido objeto de incontables citas. Lo reproducimos a continuación.

José Antonio Sánchez es uno de los grandes nombres del periodismo español, profesional certero e independiente al administrar un derecho ajeno: el que tienen los ciudadanos a la información. Cuando llegó a la presidencia de TVE, los informativos del canal público ocupaban el tercer lugar y descendían en audiencia semana tras semana. A base de objetividad y calidad periodística, Sánchez los instaló en cabeza en noviembre de 2016. Durante veinte meses consecutivos y hasta el final de su mandato, los mantuvo en lugar de privilegio. Con un 14,8% de cuota y 2,1 millones de espectadores, la ciudadanía respaldó el esfuerzo de objetividad de la televisión pública.

En solo unas semanas, Rosa María Mateo ha devuelto los informativos de TVE al tercer lugar. Acusada de sovietizar la televisión pública, el aliento podemita y el sectarismo excluyente han provocado el rechazo del espectador. El derrumbe de la audiencia ha resultado tan espectacular que algunos días TVE ha descendido hasta el cuarto lugar, superada incluso por La Sexta. El batacazo ha sido de órdago y así lo han subrayado los periódicos independientes.

Dentro de unas semanas habrá que escudriñar las cuentas. A José Antonio Sánchez le legaron un déficit económico de 86,2 millones de euros. El año pasado cerró el ejercicio con 23 millones de superávit. Además, redujo la agobiante deuda que cuarteaba a TVE en un 84%. A los actuales rectores les costará reconocer que Sánchez ha dejado para el próximo futuro una serie de espacios de destacada audiencia segura, lo que durante algunos meses permitirá mantener la cuota. Aparte, claro está, el batacazo en los informativos.

Decía Noam Chomsky que, en un régimen de libertad de expresión, corresponde a los ciudadanos sostener a los medios y que éstos, al margen de ideologías, deben rechazar sectarismos y exclusiones. La pobre Rosa María Mateo empieza a darse cuenta de que en una democracia pluralista no todo el monte es orégano. La España democrática está muy lejos del castrismo cubano. Es cierto que, desde hace unos años, progresa en nuestra nación el periodismo de la insidia. No son pocos los que persiguen la audiencia por encima de todo, aun a costa de la degradación de la sociedad. Pero la mayoría de los profesionales del periodismo se esfuerzan por buscar la verdad y a veces consiguen exclusivas de gran éxito, denunciando con decisión y valor los abusos del poder.