www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MENÚ DE POBRE

Llega el monstruo bifronte llamado Centroizquierda

miércoles 31 de octubre de 2018, 20:50h

Hay prisa, mucha prisa, por echar a Ciudadanos de cualquier concepto posible de derecha. “Llega la hora de la lucha de las derechas fratricidas”, dice Adriana Lastra, sin que le falte razón. Está la derechona (Vox) está la derecha civil de toda la vida (PP) y no quieren una posible tercera porción (Ciudadanos). Pablo Casado dice que Ciudadanos debe estar donde empezó, esto es, en el Centroizquierda (me gusta ponerlo todo seguido, como con prisa, tal y como lo leo en los pies de imágenes de la RTVE de Rosa María Mateo, entre esa sociedad con su hijo y, sospechamos, el Espíritu Santo, porque todavía no hemos visto el milagro de un telediario bien hecho). “La prisa es hortera”, decía Umbral, pero hay prisa en echar a Rivera de la tarta de cumpleaños, qué mejor fecha que ésta, cercano el día de los muertos, donde la calabaza electoral no está para bromas. Todos los votos para la gaviota, pero la gaviota viene escaldada, Villarejo le descerraja cada mañana un tiro desde la cárcel (el último a López del Hierro y Cospedal) que al común de los mortales no le hace mucha gracia. Queremos honra y no negocietes, queremos políticos pobres y trabajadores, queremos excelencia.

Llega el monstruo bifronte, Jano con dos caras, el águila bicéfala, ese bicho llamado: Centroizquierda. Bueno, y puestos a liarla parda, lancemos la pregunta del millón: ¿Por qué no Centroderecha? Hay algo crucial con lo que no cuenta Casado: los votantes de Rivera son de Rivera, los suyos no están claros; Rivera ya pasó por las urnas, y le votaron, y podrán ser más o menos, pero tienen bien claro el líder, el concepto, el argumentario y el argumento. Ahora bien, en su caso: ¿Va a heredar Casado los votantes de Mariano? ¿Va a heredar Casado, mucho más atrás, los de Aznar? Compliquemos más el asunto: ¿Quieren los votantes de Mariano a Aznar? ¿Fueron los votantes de Aznar de Mariano? No está nada claro. No falta quien dice que Casado ha sido un remiendo, un parche, pero que hay una derecha que no simpatiza con él. El final de Mariano fue el mismo que el de Felipe: corrupción al norte, sur y este, todo grabado a doble espacio con la voz estropajosa de Villarejo en las entradillas, el desdén del dinero que corre y corre, y no conviene que trascienda, ese mantra tan repetido, claro que no conviene, pero ya todos los sabemos, desde las Cuatro horas con Bárcenas de Pedrojota y más atrás.

El Centroizquierda siempre, históricamente, tiene que tener un pie en la izquierda revolucionaria o rupturista. ¿Está o estuvo Rivera ahí? Se define, políticamente, porque se opone no solo a derecha sino también a la extrema izquierda. Las ideologías de Centroizquierda en Occidente son tres, y viene en cualquier manual barato de política: Socialdemocracia, Socioliberalismo y Socialismo democrático (sí, hay que poner ese segundo marbete, porque también hay un socialismo que es totalitario). Se habla de los votantes de Centroizquierda también en tres grupos: clase trabajadora urbana, clase media intelectual académica y población rural en determinados lugares. Amplios sectores sociales son Centroizquierda en igual medida que Neoliberales o Progresistas. Solo al Centroizquierda en Estados Unidos se le llama Liberalismo. Sigamos con las caras del bicho.

Es un concepto que nace a mediados del siglo XX en las ideologías cercanas siempre al Socialismo que aceptaban por las buenas diversos dramas o trances de la sociedad capitalista y empieza a sonar a partir de la caída del Muro de Berlín con una tropa de eufemismos: Capitalismo con rostro humano, Capitalismo popular, Izquierda moderada, etc. Repito: son todos Socialdemocrátas, a favor del estado de bienestar, como el Partido Laborista de Reino Unido, pura y dura Economía Socialista dentro de los países occidentales capitalistas y en oposición al cambio revolucionario y violento de la dictadura del proletariado que suponía el Comunismo. ¿Está Rivera ahí? Venga, ya. Podemos/PSOE siempre fue el enemigo de Rivera, puesto de manifiesto en innumerables ocasiones, y su derecha es una derecha moderna, de profesores y funcionarios, de clase media, harta de tanta estafa y chiringuito privado para unos pocos elegidos marianistas.

Ni siquiera otro Centroizquierda, el que abandona el Marxismo y defiende la economía de Libre Mercado, puede que no exactamente Socialista, aunque no sé, es el de Albert Rivera. ¿Hay prisa por echar a Rivera de la tarta por si roba votos? Él tiene los votos bien contados, arriba o abajo, las sorpresas igual vienen de quien todavía no se ha presentado a elecciones públicas (ni Casado ni Sánchez). Marbetes similares, etiquetas solubles de semejante calado, sí, solo tienen un propósito: la aniquilación mineral de aquello que designan. Vamos a plantearlo de otro modo: ¿Cuántos socialistas hay en Ciudadanos? Ninguno. ¿Cuántos exvotantes del PP están ahora en Ciudadanos? Mejor no contar con los dedos porque no acabamos hoy. La fantasía fabulosa del Centroizquierda, como dicen los jóvenes, no cuela. No amigos, no nos la intentéis colar porque el monstruo de dos cabezas sois vosotros y vuestro miedo, que teje e hila y pinta, en sus ratos libres, estos fantasmas vaporosos sólo para miedo de párvulos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.