www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FINAL - IDA

Copa Libertadores. River marca terreno ante Boca en la Bombonera | 2-2

Copa Libertadores. River marca terreno ante Boca en la Bombonera | 2-2
Ampliar
domingo 11 de noviembre de 2018, 21:54h
El duelo de estilos, en un marco asfixiante, aplazó la gloria para el Monumental. Por Diego García

El fútbol giró su mirada hacia la Bombonera. La tempestad del sábado dejó paso al fútbol este domingo, fecha histórica para el balompié americano y mundial. Un total de 58 años ha tenido que esperar este deporte para paladear una final de Copa Libertadores que enfrente a Boca Juniors y a River Plate. El 'Superclásico' más trascendental de todos los que se han desarrollado en la intensa rivalidad bonaerense arrancaría tras una nerviosa vigilia de casi un mes, cuando se supo que los gigantes argentinos superaban la semis en Brasil.

Ya en el verde del templo 'Xeneize', el técnico local, Guillermo Barros Schelotto, reprodujo el once que tanto tiempo le ha costado construir. El 4-3-3 proptotípico dispuso a las flechas Pavón y Villa como extremos, con el corpulento Ábila en punta y los guerreros Nández y Pablo Pérez flanqueando a la creatividad de Wilmar Barrios. Quedaban en la banda el protagónico goleador Benedetto, los veteranos Gago, Buffarini y Carlos Tévez, amén del fichaje Mauro Zárate.

En la trinchera de los 'Millonarios', Marcelo Gallardo -ausente por una sanción de la Conmebol- dio una vuelta de tuerca a su filosofía. Repensó su once ante la lesión de Ponzio y dispuso una zaga de tres centrales (Jonatan Maidana, Javier Pinola, Lucas Martínez Quarta) y dos carrileros largos para asumir el molde de un modelo jerárquico. Enzo Pérez y el 'Pity' Martínez portarían la distribución para que el cuero arribara a los delaneros Pratto y Borré. No entró en la lista el infortunado rematador Scocco y se quedó en la reserva el talentoso Juan Fernando Quintero.


El prólogo de la ida pertencería a River. Con una mejor ocupación de los espacios, que contuvo al intento de desborde exterior de los rivales, dispondrían de la capacidad para lanzarse en transición y herir a la zaga de la Boca. Así, Martínez quiso asumir las riendas de la escena y logró emitir un lanzamiento de falta desde el pico del área que sacó de la escuadra Rossi -minuto 6-. De imediato, el mediapunta botó un córner que perdonaría Martínez Cuarta, sin marca y dentro del área pequeña. Hasta el cruce del primer cuarto de hora el juego directo de Schelotto no conectaría más que un tiro al cielo de Pavón. El tempo y la iniciativa era del dibujo de la banda roja.

Esta percepción se refutaría con el centro de Casco y el testarazo de Borré que despejó Rossi, in extremis -minuto 16-. Si bien se examinaban dos cuadros cómodos en el presupuesto especulativo, le costaba ajustar en el achique a los 'xeneizes'. Y Nández, Pérez y, sobre todo, Barrios, habían sido nublados por la soga táctica del 'Muñeco'. La superioridad de River mantuvo a sus laterales llegando hasta la línea de fondo con comodidad. El timón fue suyo, con posesiones prolongadas y una activación tras pérdida muy rigurosa. Se jugaba según el libreto visitante y en el 21 salpicarían los locales su primera asociación con criterio, que desembocó en el derechazo arriba de Villa.

En el minuto 30 la pelota y la dinámica seguía perteneciendo a los siete peones visitantes que entrelazaban asociaciones controladoras y congelaron el incendio pretendido por un Boca que tuvo que nadar también contra la lesión de Pavón. La perla internacional sufrió un infortunio muscular y fue suplido por Benedetto. Metía más gol el técnico 'bostero' y perdía trabajo defensivo y verticalidad por los carriles. Y Schelotto pasó a un 4-4-2, con Nández en banda. El movimiento le valió para trompicar el mandato ajeno, pues subió líneas. Y encontró el 1-0 en el 34. Con más llegadores, un cambio de banda dejó a Ábila el mano a mano con Martínez Quarta. El tosco delantero sentó a su par, chutó y recogió el rechace de Armani para embocar la diana casi sin ángulo. La pegada de Boca salvó su inferioridad en el resto de aspectos.

Mas, en la siguiente jugada, River devolvió el mordisco. Toda vez que sacaron desde el centro del campo el 'Pity' Martínez dibujó un pase quirúrgico y vertical que dejó a Pratto para el empate. El punta ganó la partida a Izquierdoz, al espacio, y definió con un golpeo raso y cruzado que Rossi no contuvo -minuto 36-. La pesonalidad visitante quedó constatada, pero el evento iba mutando al ida y vuelta pretendido por los locales. En cambio, Martínez repiqueteó como patrón con un zurdazo que sacó el arquero de Boca y en el 41 Exequiel Palacios -muy contenido- filtró un pase al desmarque de Borré, que falló ante la salida del portero.


Y cuando parecía que el lanzamiento fuera de Villa bajaba el telón de un primer tiempo en el que los 'xeneizes' adolecieron de claridad y fluidez en el tratamiento de la redonda, Benedettó trazó un cabezazo imperial, en un centro vertical y a través de un escorzo genial, para fijar el 2-1 en el electrónico. El goleador -que metió tres en las semis ante Palmeiras-, puso en pie a la atronadora hinchada. En este punto cabía esclarecer que en este evento los goles a domicilio no contenían valor doble. La eficacia anotadora y el rendimiento de Rossi restó trabajo a Guillermo en el paso por vestuarios, que empezaría la reanudación en una ventaja un tanto descontextualizada.

El segundo acto ahondaría en la intensa guerra de guerrillas, plena de imprecisiones en tres cuartos de cancha y de denso y anárquico centrocampismo. Se desdibujaría la idea de River y dos tímidos intentos de Benedetto y Olaza reforzarían a la presión azul y amarilla. Gallardo decidió volver a su estructura, deshaciendo el 5-3-2 para inyectar el talento de Nacho Fernández -sentó al destructor Martínez Quarta-. Leyó el estratega la urgencia de domar la posesión de nuevo. Y un zurdazo desde media distancia de Casco abriría la tratativa por modificar el escenario. Arriesgando más si perdían el esférico. Pero el fruto sobrevendría inmediato. Otra falta frontal, esta vez invocada por el 'Pity', fue enviada a sus propias redes por Izquierdoz -minuto 62-.

El 2-2 hacía justicia a lo meritado en la confrontación de estilos y aumentó la convicción y vehemencia de River. Palacios se soltó y chutó desde lejos -sin dirección- al tiempo que los locales se rompían en cuanto a cohesión y susurraban cierta inferioridad en los vatios implementados. Nández evolucionaría, aferrando a los suyos al césped, mas la competitividad del uruguayo no contagiaría a sus acólitos y los visitantes amenazarían en transición. Con 20 minutos por jugarse, Boca dictó la imposición de un ritmo anestesiado de protección del resultado. Y Villa cedería su escaño a Carlos Tévez.

El desenlace vio comparecer a Zuculini -en sustitución de Enzo Pérez-. Un cambio destinado a guardar la ropa en la batalla aérea, ante la demostrada debilidad 'millonaria' en el balón parado. También Quintero daría descanso al 'Pity' Martínez -forzado su físico-. Y una combinación entre el cafetero, Nacho Fernández y Palacios confluyó en el centro de Casco que desvió con el tacón Pratto -minuto 81-. El cansancio también formaría parte de la fórmula cuando Buffarini suplió a Jara -lesionado-. Finalmente, entre precauciones y perspectivas diversas, entre el montón de centros inocuos locales, Tévez despegó y dejó a Benedetto en soledad. Armani neutralizó el remate del día -minuto 91- y decretó la clausura del vibrante primer capítulo de la final soñada. La respiración queda suspendida hasta el 24 de noviembre.

- Ficha técnica:

2. Boca Juniors: Agustín Rossi; Leonardo Jara (m.81, Julio Buffarini), Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán y Lucas Olaza; Nahitán Nández, Wilmar Barrios y Pablo Pérez; Cristian Pavón (m.26, Darío Benedetto), Ramón Ábila y Sebastián Villa (m.71, Carlos Tevez).

2. River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel,Jonatan Maidana, Lucas Martínez Quarta (m.57, Ignacio Fernández), Javier Pinola y Milton Casco; Exequiel Palacios, Enzo Pérez (m.74, Bruno Zuculini) y Gonzalo Martínez (m.76, Juan Fernando Quintero); Rafael Santos Borré y Lucas Pratto.

Goles: 1-0, m.34: Ramón Ábila. 1-1, m.35: Lucas Pratto. 2-1, m.45: Darío Benedetto. 2-2, m.60: Carlos Izquierdoz, en contra de su valla.

Árbitro: El chileno Roberto Tobar amonestó a Jara, Villa, Ábila, Tevez, Casco y Santos Borré.

Incidencias: Partido de ida por la final de la Copa Libertadores disputado en el estadio Alberto J. Armando 'La Bombonera', de Buenos Aires.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios