www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MENÚ DE POBRE

ERC: golpistas y fascistas para que el negocio prosiga

jueves 22 de noviembre de 2018, 20:15h

La desfachatez no puede alcanzar cotas más elevadas. Pedro Sánchez no sale a defender a su ministro vejado, Borrell, no acude a sablete y duelo contra las afrentas al ministro español, y minimiza los hechos en un mohín del todo desagradable, alegando que ambas partes (referido a Casado, por incidentes pasados, y a Rufián, por lo de ayer, deben pedir perdón). ERC escupe a España y a su Constitución –coincido con Albert Rivera- y el Ejecutivo, el Gobierno, calla y traga, asintiendo a sus socios, por culpa de unos presupuestos inexistentes porque Bruselas incluso se mofa de que eso llegue a existir cuando hoy nadie firma el bulo. Todo es lamentable. Pero, sí, en mitad de la hojarasca hay una veta o cata en la que pocos han profundizado. Una inercia, muy observada, sobre la que me gustaría incidir, porque creo oculta una segunda realidad nueva, insólita, brillante anomalía, sobre la que casi nadie profundiza si no es de soslayo, con miedo a destapar la pota.

Siempre que a Tardá se le acusa de golpista responde con su insulto clásico de facha o fascista al contrario. Es tanta la inercia que muchos sospechamos un miedo más latente por debajo de las olas encrespadas de la superficie (ahora que está de moda el marbete Política de la crispación). Tardá, que es un intelectual, está empezando a ver a grupos que están por la unidad nacional sin ser justamente eso, ni fascistas ni fachas, y eso le pone muy nervioso. Emplazo a los libros de Pedro Insúa, a los foros de la Fundación Danae, a ciertos líderes podemitas, Santiago Alba Rico o Gregorio Morán, incluso al intelectual de moda apoyado por Ramoneda, Esteban Hernández (El tiempo pervertido: derecha e izquierda en el siglo XXI). Si llega una izquierda nacional, ni facha ni fascista, pero que esté por la unidad territorial, se le acabó el pastel, el negocio o la cosa empieza a ponerse muy fea. Marcando esos límites, esa falacia, quien está por la unidad es facha, así mediáticamente, tiene el corral cerrado, el rebaño a salvo y no se escapan ovejas descarriadas. Cuidadito, hay más ovejas negras en justo eso, la tercera vía, los que están por la unidad sin ser de derechas, innombrables.

Bruselas tiene el ojo mayor, el izquierdo, puesto en las pensiones, y esos presupuestos no valen porque tampoco servían lo de Rajoy, eso de que iban a subir al 0.25 y luego se arreglaba todo con la inflación o el déficit, ya no me acuerdo, porque me pierdo, no se cumple. Ahora toca abrir otra caja de los truenos, Gibraltar, no sé para qué, sospecho que para tener siempre un plato en lo alto que fije la atención de los medios, como lo de Franco, y evitar así lo que pasa por abajo. Todos en el malabarista de platillos chinos, mientras tiene los platos en el aire, sí, miramos hacia arriba, es notorio y palmario, y con esa política vamos de un sensacionalismo a otro, sin saber muy bien cuál es el final de la carrera, porque no puede estar más claro el anticipo electoral. ¿Franco y Gibraltar las grandes preocupaciones de los españoles? Venga ya, hombre. De El Momio, de Paca La Culona (como le llamaba Queipo de Llano) no se acuerdan ni los bachilleres. Y no hubo erasmus ni millennials que pasasen por Gibraltar. Es algo así como un grano en el culo, ahí abajo, no se ve. A la mayoría de españoles les importa cero.

La cafetera de Villarejo sigue echando humo –hoy con Bárcenas y Lapuerta- pero yo creo que la sensación/situación de inmovilismo –a lo mejor hace falta otra cocina de Tezanos en CIS para cambiarlo- es máxima. Aquí no pasa nada, no se avanza, el Congreso de los Diputados es ya un circo y plegar velas será lo inmediato, por todo lo anterior, más allá de Gibraltar y Franco no hay mucho más donde rascar y entretener a las gradas. Puigdemont/Torra son ya agua negra de riada, y lo que no sabemos son las artes de enredo de Junqueras, único mártir de la aventura. ¿Se ha dado cuenta Borrell de la actitud de Sánchez? Perfectamente, la grieta está abierta. Sea quienes sean los socios, el protocolo es defender a los propios, salir como un miura en pos del partido y no andar con paños calientes. Más vaselina, seguimos tragando, mientras nos debilitamos los demás se hacen fuertes. La batalla está en Podemos/Ciudadanos; los primeros chupan los votos del PSOE, en la misma medida que ayudan a su fractura como hicieron con IU, y los segundos del PP, entre que se sospecha que Casado no convence como se esperaba a propios y ajenos. ¡Todo muy divertido

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.