www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MENÚ DE POBRE

Aroma fecal: los escupitajos ya son votos

viernes 23 de noviembre de 2018, 20:16h

Conocemos los datos de la estimación de votos en escaños con respecto al parlamento de Cataluña hecha por el CIS durante el pasado octubre: ERC (36-38 escaños), Ciudadanos (29-30 escaños), Junts Per Catalunya (23-24 escaños), PSC (17-18 escaños), Catalunya En Comú Podem (12-13 escaños), CUP (10-11 escaños) y PP (2-3 escaños). Puigdemont/Torra, solubles en el café para todos, pierden diez escaños, el signo de su propio enterramiento social. Junqueras, héroe patrio. Esquerra y Ciudadanos: éxito absoluto, los que llevan el carro, dirigentes sin fisuras ni grietas en su potencial electorado, tal vez los que más claro hablen y más explosivos les sitien. Tienen que estar muy contentos en ERC: los escupitajos ya son votos o pueden llegar a serlo. El PP no tiene nada que hacer:sigla residual, pérdida de tiempo. La masa civil quiere fuego, quiere hoguera, Rufián/Arrimadas se caracterizan por la contundencia, no dan lugar a medias tintas, y el pueblo está cansando de promesas fútiles o de espejismos/embelecos en el desierto.

A todo esto, hoy Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos dice bien alto por micrófono, gesticulando mucho: “¡Vamos hacia un país de viejos pobres!”. Black Friday, sí, los millennials (nacidos entre 1981-1999) compran el sesenta por ciento de sus vituallas por internet y los descuentos que vemos como tales, según OCU, la mayoría son fraude. ¿Cuántos millennials y viejos pobres votan en Cataluña? Me gustaría mucho saberlo. Ojalá José Félix Tezanos (CIS) haga un guiso de los suyos y nos lo contara a doble espacio y todo seguido. Muchos millennials tal vez son partidarios del escupitajo y los viejos pobres, sí, de Arrimadas en su sensatez de oro y palabras como agua fresca. De cualquier modo, el panorama es desolador. Vale, sí, que quien no es de izquierdas con veinte años no tiene corazón, y quien no es de derechas con cincuenta no tiene cabeza, según el dicho popular, pero el albañal obliga a taparse la nariz, hacer pinza con los dedos, no puede ser tanta la euforia de los palmeros, muchos más los ecos que las voces, en el decir de Machado.

Qué a gusto debe estar Pedro Sánchez en Cuba, ron con Kas naranja, muy rico, maracas y temperatura estival, mulatitas en el horizonte con sonrisa de oreja a oreja y piel de melocotón, viejos libros de todas las revoluciones, más ron, playita y mucho son cubano:aunque tú me has echado en el abandono, aunque tú has muerto todas mis ilusiones, en vez de maldecirte con justo encono, y en mis sueños te colmo, y en mis sueños te colmo, de bendiciones. La ausencia, maravilloso, lo contrario de la presencia, justo cuando los escupitajos se hacen votos, los viejos pobres piensan lo contrario que los trabajadores pobres, todo el mundo es y será menos rico, pero el árbitro, el moderador, la cabeza pensante, mueve la pajita del vaso ancho, respira el rumor de los ruiditos, y seguimos en solfa porque todavía no ha amanecido: sufro la inmensa pena de tu extravío, siento el dolor profundo de tu partida, y lloro sin que sepas que el llanto mío, tiene lágrimas negras, tiene lágrimas negras, como mi vida. Reino de Cuba, manjar de todas las sorpresas, majada de los interrogantes en suspenso, mar y castañuelas.

No hay el menor motivo para la alegría. Todos –convenzámonos- llevamos un hemiciclo roto en el corazón. Pobres más pobres, trabajadores más pobres, viejos más pobres, escupitajos o navajazos por votos, y en lo alto de la pirámide, lo de siempre, que siga y prosiga el negocio, la pasta fresca, el parné sucio, los billetes a cambio de nada. Que tú me quieres dejar, yo no quiero sufrir, contigo me voy mi santa, aunque me cueste morir. Claro que sí, Pedro, Cuba es la solución. Bolero sin drama, porque no hay nada para arreglar los trances como un buen trago, música, menos ropa, el combate de los cuerpos frente a frente con prisa por el derroche de calor, palabras, sudor y vaho. España es hoy este dantesco Black Friday, rebajas de todo, saldos de lo que más importa, mientras todos nos llevamos las manos a la cabeza y ellos, los políticos, parten la tajada caliente de la actualidad en sus poltronas de inmovilismo. ¿Pasa algo si te escupen? Nada, en absoluto. ¿Pasa algo si vamos a ser más pobres? Qué va, hombre. ¿Pasa algo si España se rompe en pedacitos? Tranquilo, compadre, pide otra botella, Negrita o Havana, el viento ligero en Cuba es otro mediterráneo de oro. ¿Pero no ves cómo huele? Sorbe y no pienses, tron, que ya tú sabes lo mucho que necesitan el alpiste las aves canoras para mentir mejor. ¡Olé!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.