www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

REGOCIJO INEXTINGUIBLE DE SÁNCHEZ ANTE EL DESCALABRO DE SUSANA

miércoles 05 de diciembre de 2018, 13:18h
El entorno de Pedro Sánchez celebra sin el menor pudor el batacazo de Susana Díaz en las elecciones andaluzas. El mayor obstáculo...

El entorno de Pedro Sánchez celebra sin el menor pudor el batacazo de Susana Díaz en las elecciones andaluzas. El mayor obstáculo con el que se enfrentaba el líder del PSOE quedó pulverizado. Sánchez se frotaba las manos, mostrando a la vez su indignación porque la lideresa asegura a todo el que quiera escucharla que las connivencias del partido con el secesionismo catalán son la causa indirecta de su derrota y del desastre. No tiene en cuenta que Pedro Sánchez ni sería presidente del Gobierno ni podría mantenerse sentado sobre la silla curul de Moncloa sin el respaldo de los partidos secesionistas catalanes y vascos.

El espíritu disgregador de las primarias del PSOE se mantiene vivo. Susana Díaz trató aquella elección interna con frivolidad y ligereza. Contra todo pronóstico, perdió. La rivalidad entre ella y Sánchez se hizo visceral. Susana Díaz se enrocó, aspirando a una victoria rotunda en Andalucía para, tras la eventual caída de Sánchez en las generales, recuperar el liderazgo del partido.

En Ferraz y en Moncloa se apuesta porque la lideresa se retire con las orejas gachas. Se hará el paripé de respaldarla, pero se celebrará su derrota cuando el Partido Popular y Ciudadanos lleguen a un acuerdo. Seguramente Pablo Iglesias no entenderá bien la política monclovita de despego hacia Susana Díaz. Pero se trata de una cuestión interna, de una rivalidad mantenida a capa y espada y de un resultado electoral, erosionante para el PSOE pero positivo para la estabilidad personal de Pedro Sánchez. Además de en las urnas, la política se juega en los pasillos.