www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL VOLUNTARISMO POLÍTICO DE PEDRO SÁNCHEZ

viernes 07 de diciembre de 2018, 12:11h
Una cosa es lo que se desea que pase y otra lo que pasa en la realidad. En la celebración de...

Una cosa es lo que se desea que pase y otra lo que pasa en la realidad. En la celebración de los 40 años de la Constitución, Pedro Sánchez fue reiteradamente abucheado. Los Reyes Felipe y Letizia recibieron grandes aplausos y diputados y senadores les despidieron con gritos de “¡Viva el Rey!” y ”¡Viva España!”.

Lo más significativo, sin embargo, fueron las ovaciones cosechadas por Juan Carlos I y la Reina madre Doña Sofía. Las Cortes Españolas, el Congreso de los Diputados y el Senado, reunidos conjuntamente, dedicaron en cinco ocasiones larguísimos aplausos a los anteriores Reyes, que también cosecharon ovaciones del público que abarrotaba las calles. Frente a la mezquindad de algunos que, en la Monarquía de todos tienen todo el derecho a ser hostiles, se impuso la realidad: el agradecimiento al hombre que hizo posible en España la Transición y la Constitución democrática.

Los antisistema, como es lógico, atacan con furia airada e incontenible frenesí al eje del sistema constitucional que es el Rey. Pretenden dar la sensación de que la mayoría de los ciudadanos está contra la Monarquía parlamentaria de la que disfrutamos como en Suecia, Noruega, Dinamarca, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Inglaterra, Japón, Canadá, Australia…

En la sede de la soberanía nacional, en el Parlamento, se demostró una vez más el sentir general. El gran discurso que pronunció Felipe VI vino a subrayar de nuevo el espíritu de la Transición: la concordia y la conciliación entre los españoles.

La Familia Real al completo, es decir, el Rey, la Reina, la Princesa de Asturias, la Infanta, el Rey padre y la Reina madre estuvieron presentes en la sede de la soberanía popular y recibieron muestras inequívocas de simpatía y apoyo. Una cosa, en efecto, es el voluntarismo político y otra la realidad.