www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Argentina sigue sangrando: un hincha de River fue asesinado en el festejo de la Copa Libertadores

jueves 13 de diciembre de 2018, 22:01h
Ya han sido detenidos dos hermanos por el grave suceso relacionado con el River-Boca del domingo.

El pasado domingo, mientras que los jugadores de River Plate celebraban en el césped del Santiago Bernabéu la consecución de la histórica Copa Libertadores ganada a Boca Juniors, miles de sus aficionados se repartían entre el Monumental de Núñez y el Obelisco de Buenos Aires para festejar una gesta legendaria. Sin parangón. El caso es que pasarían las horas en esta apoteosis 'Millonaria' y los violentos comenzaron a hacerse notar.

Tanto que la Policía se vio obligada a desalojar a las 20.000 personas congregadas en el Obelisco bonaerense. Un total de 20 detenidos -y liberados posteriormente- y al menos tres agentes heridos sería la factura de una jornada reventada, según fuentes policiales, por la alta ingesta de alcohol por parte de multitud de los congregados en la céntrica avenida 9 de Julio. Los efectivos de seguridad maltrechos tuvieron que ser atendidos en clínicas pues sufrieron diferentes traumatismos.

Al parecer, un grupo de hinchas violentos comenzó a agredir a la gente, a pelearse entre ellos y a lanzar objetos contra la Policía y los automóviles de cadenas de televisión que estaban aparcados en la zona de los festejos. Las fuerzas de seguridad, ante tal brote, tuvieron que emplear gases lacrimógenos y balas de goma para poder hacerse con una situación que apunto estuvo de descarrilar por culpa de los descontrolados. En el enésimo borrón protagonizado por los radicales del fútbol argentino, por esos que no han aprendido nada a pesar de tener que ver la final más deseada por la televisión.

Pues bien, en paralelo, y a muchos kilómetros de la capital, la barbarie futbolística tocaba techo tenebroso. Porque en el barrio la Chacra 247 -sito en la localidad argentina de Posadas, en la provincia de Misiones- un joven de 21 años fue asesinado porque llevaba la camiseta de River Plate. Se trata de Ezequiel Arón Neris, aficionado 'Millonario' que estaba celebrando la victoria de su equipo cuando sufrió un ataque con puñal que perforó su arteria femonral, causándole la muerte.

La funesta noticia cayó como un jarro de agua fría en el país argento, pues la diferencia entre el comportamiento de sus compatriotas en las celebraciones de Madrid y las desarrolladas en territorio americano han resultado explícitas. En un retrato fiel del momento por el que atravesia la sociedad argentina. Este jueves la Policía a detenido a dos hermanos, de 18 y 26 años, por ser los principales sospechosos del asalto con resultado mortal del pasado domingo.

La madre del joven, Lucía Neris, relató a los medios de comunicación locales que pudo hablar con su hijo después deque éste sufriera el ataque. "Me muero, me muero, me atacaron por festejar el partido, por ser hincha de River", le dijo Ezequiel por vía telefónica antes de fallecer por la pérdida de sangre sufrida. Cunado llegaron los agentes policiales al lugar ya se había desmayado. Lucía declaró a El Diario de Misiones que conoce al padre de los sospechosos y sabe que son aficionados de Boca. Por lo que señala directamente al fútbol como causante de la pérdida de su hijo. No obstante, en el momento del suceso, el joven de 21 años llevaba la camiseta del campeón de la Libertadores 2018.

La madre del fallecido denunció que tuvo que ser la Policía la que trasladara a su hijo al hospital, porque la ambulancia tardó "más de una hora y media" en llegar. Es por eso que piensa que si los médicos hubieran llegado a tiempo, él aún estaría vivo. Ezequiel Arón trabajaba en una fábrica y se preparaba para presentarse al examen de servicio penitenciario, según se ha sabido. Y fuentes policiales expusieron que encontraron un puñal oculto dentro de la letrina de la casa de los sospechosos. Entre excrementos. Y en ese informe se ha registrado que los detenidos atacaron al joven porque les molestaba el ruido de su celebración.

Todo ello ocurrió después de que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, expresara que espera la revancha. "Felicitaciones a River y a todos sus hinchas por el triunfo en este partido histórico. Los de Boca sabemos que el fútbol siempre da revancha", escribió en redes sociales un dirigente que presidió a los 'Xeneizes' entre 1995 y 2007, y que cuando River y Boca se clasificaron para la final por el cetro de América defendió la posibilidad de que los partidos se jugaran con hinchada visitante en los estadios, contraviniendo la política policial que rige el balompié de su país.

"Es una oportunidad histórica que tenemos que inmortalizar con un espectáculo completo, y eso incluye a la hinchada visitante. Es único, maravilloso, irrepetible. Tenemos que demostrar que estamos cambiando y así como lo vemos en otros países del mundo tenemos que poder organizar esta final con público visitante también. Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica. También una oportunidad de demostrar madurez y que estamos cambiando, que se puede jugar en paz", declaró el dos de noviembre. El 24 de noviembre, sin hinchada visitante, el autobús de los de rojo y oro fue apedreado en la entrada al Estadio Antonio Vespucio Liberti. Para hacerle comprender a Macri la temeridad de su aseveración.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.