www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VOX Y LA VIOLENCIA DE GÉNERO

jueves 03 de enero de 2019, 11:29h
No hay un solo español, una sola española, en su sano juicio que no esté contra la violencia de género, contra...

No hay un solo español, una sola española, en su sano juicio que no esté contra la violencia de género, contra la atrocidad que supone el asesinato de medio centenar de mujeres cada año a cargo de hombres desalmados.

Lo que quiere Vox para dar su voto al Gobierno PP-Ciudadanos en Andalucía es que las ayudas se repartan para “todas las personas que sufran violencia en el ámbito familiar” y que se termine con el despilfarro de “subvenciones millonarias a las agrupaciones del feminismo supremacista”.

La cantidad que destinan los presupuestos públicos de Andalucía a defender la igualdad entre hombres y mujeres y a combatir la violencia de género se eleva a 1.793 millones de euros al año y con todos los flecos alcanzó en 2018, los 18.896 millones de euros. Se trata de una cifra copiosa pero aceptable, dada la importancia de la ley de igualdad y de la ley contra la violencia de género. Lo que no resulta aceptable es que una parte considerable de ese dinero público se derroche en subvenciones a una serie de asociaciones dirigidas por parientas, amiguetas y enchufadas del PSOE, que, bajo la apariencia de combatir la violencia de género, se convierten en grupos electoreros cuando hay elecciones y que no dan un palo al agua el resto del año.

Parece claro que el Partido Popular y Ciudadanos tienen la obligación política y moral de mantener el combate en favor de la igualdad y contra la violencia de género, lacra execrable de la sociedad actual, y a la vez controlar las subvenciones para que el dinero público no se derroche en favor de los aprovechados o aprovechadas de turno. 2.277 asociaciones, y creciendo, existen en Andalucía para repartirse el pastel. Algunas son serias y trabajan de forma estimable; otras se embolsan y reparten las subvenciones para provecho propio.