www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

¿Presupuestos? ¿Qué Presupuestos?

domingo 13 de enero de 2019, 18:28h

Se supone que la Ley de Presupuestos es la más importante de un Gobierno, la que marca su perfil, su ideología, su estrategia política. Pedro Sánchez, sin embargo, presenta sus cuentas este mismo lunes en el Congreso sin tener asegurados los apoyos, con la única intención de medir las fuerzas que le respaldan para perpetuarse en La Moncloa. Porque llegar a 2020 en el palacete ya lo tiene decidido y anunciado con chulería. “Los que quieren elecciones que esperen sentados”.

Después de acariciar algún que otro lazo amarillo, el presidente cuenta con la complicidad de los separatistas para ganar ese tiempo precioso. ERC y PDeCAT rechazarán las enmiendas a la totalidad del PP y Cs para que el debate del Congreso se prolongue al menos dos meses.

Poco le importa a Pedro Sánchez que Pablo Iglesias le haya redactado los Presupuestos con la hoz y el martillo. Tampoco debe preocuparle al presidente que todos los expertos en economía, nacionales e internacionales, coincidan en vaticinar que las cuentas del Gobierno incrementarán la tasa de paro y frenarán el crecimiento. Para el presidente, la Ley de Presupuestos no es más que la oportunidad para seguir en el machito, ganar tiempo y sobre todo, camelar a los golpistas catalanes.

Ya cuenta con la complicidad de Puigdemont y Torra. A todos les aterra la posibilidad de un Gobierno del PP y Ciudadanos. A uno, porque podría perder el mullido sofá de cuero del Falcon. Y a otros, porque saben que si Casado y Rivera llegan al poder, en 5 minutos les cae como una bomba el artículo 155 en su versión más implacable y, al instante perderían el indulto prometido por su socio de moción. Dolores Delgado lo prepara con mucho mimo y se ocupa de que los encausados cuenten con el cariño de la fiscalía socialista, cuando está a punto de comenzar el juicio en el Tribunal Supremo. Esa, y no otra, es la gran baza que atesora Sánchez para mantener la poltrona. Su moneda de cambio para seguir atiborrándose con las mieles del poder.

Los separatistas se encuentran divididos. Se mantiene el pulso entre Puigdemont y Junqueras. Están presionados por sus votantes para que cumplan con la feliz República prometida y no saben ni por dónde empezar. Por eso, ahora (y siempre) nadie mejor que Pedro Sánchez en La Moncloa para que les cuide, les transfiera unos millones para acondicionar Waterloo y les deje en paz mientras pisotean la Constitución. Tienen el mismo interés que el doctor en ir a unas elecciones generales. Ni uno ni los otros quieren que se acabe el sueño.

En esos meses de debate, los partidos van a convertir el Hemiciclo en su circo electoral ante las municipales, autonómicas y europeas de mayo. El Gobierno en pleno voceará su eslogan preferido de que el PP y Cs son unos monstruosos fascistas por aliarse con Vox. Pablo Casado se quedará ronco en sus duros ataques al presidente del Gobierno mirando a Vox de reojo. Albert Rivera se zafará del PP y negará a Santiago Abascal. Pablo Iglesias o Irene Montero acusarán al presidente de incumplir algunos puntos del acuerdo, pero Podemos en pleno se ocupará de conquistar a los separatistas para el incierto día de la votación final. Porque para el líder del partido morado, la aprobación de los Presupuestos supone una victoria moral y política.

Los separatistas apretarán las tuercas al Gobierno con la independencia y, solo para hacer el paripé, anunciarán su rechazo a la Ley si el presidente no cumple lo acordado entre ambos Gobiernos en sus reuniones bilaterales. Todavía no se ponen de acuerdo entre el referéndum de autogobierno y el de autodeterminación. Todo se andará.

La avalancha de elecciones que llega tiene a los dirigentes de los partidos histéricos. Todos se juegan mucho. Y nada mejor que un debate de los Presupuestos para calentar motores. Se han olvidado que España se juega su futuro económico. Porque lo único importante es la conquista del poder, donde se vive a cuerpo de rey. Hasta Amancio Ortega debe de envidiar a Pedro Sánchez por pasarse el día dando la vuelta al mundo en turismo de superlujo. Y es que, en la oposición hace mucho frío.

Aunque está previsto que comience ya el debate de los presupuestos, en realidad solo arranca con estruendo la interminable campaña electoral que se avecina. ¿Presupuestos? ¿Qué Presupuestos?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (20)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.