www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PP Y CS CALIFICAN DE TRAIDOR A ESPAÑA A PEDRO SÁNCHEZ

martes 29 de enero de 2019, 14:54h
No resulta extremo que los líderes del Partido Popular y de Ciudadanos hayan dedicado al presidente del Gobierno Pedro Sánchez el más duro calificativo

No resulta extremo que los líderes del Partido Popular y de Ciudadanos hayan dedicado al presidente del Gobierno Pedro Sánchez el más duro calificativo con el que se puede denunciar a un político español: traidor a España.

El líder socialista necesita los escaños de los secesionistas catalanes para continuar en el poder. Y como le importa más su permanencia en las mieles de Moncloa que el interés de España, no ha vacilado en comprometer en muchas ocasiones la unidad de la nación plegándose a las exigencias de los separatistas. Siempre de hinojos ante ellos, aunque lo que le exijan significa una grave lesión a los intereses españoles, incluso ha autorizado armas largas para los mossos a sabiendas de que el presidente marioneta Joaquín Torra y sus compinches pretenden organizar un Ejército para responder con la violencia al incumplimiento de la Constitución.

El Presupuesto General del Estado, elaborado por Pedro Sánchez para el año 2019, contiene, entre otros varios, un dato revelador: la inversión del ministerio del Interior en sus dependencias en Cataluña se reduce en un 57’71%, cuando la situación en aquella región exige multiplicarlo por tres. Mariano Rajoy planteaba una inversión de 4,4 millones de euros para cubrir las necesidades del ministerio del Interior en Cataluña. Sánchez ha reducido la cifra a 1,76 millones.

La partida presupuestaria destinada a la Guardia Civil en Cataluña se elevaba a 1,36 millones en 2018. El presidente socialista lo ha rebajado a 440.000 euros. Los presupuestos para la Dirección General de la Policía los ha disminuido en el 34,26% y para la Dirección General de la Guardia Civil en un 73,13%.

Un escándalo. Un auténtico escándalo. El Gobierno de Sánchez ha recortado la presencia del Estado español en Cataluña, en sus líneas generales, en un 30%, cuando lo razonable era aumentarla en un 300%. La permanencia de Pedro Sánchez en Moncloa para satisfacer su apetito voraz obsesivo de poder le puede costar a España la desintegración territorial. Por eso Pablo Casado y Albert Rivera le han acusado de traicionar a España.