www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Sánchez, el presidente más gracioso

domingo 03 de febrero de 2019, 19:24h

Ver a Sánchez actuar en un mitin o en cualquier comparecencia pública es todo un espectáculo cómico. Cada día se siente más importante. Al hablar, sienta cátedra. Le encanta escucharse. Y ha terminado por creerse sus mentiras y ocurrencias. La última actuación se produjo en la presentación de Lambán como candidato autonómico al Gobierno de Aragón. Y le dio por soltar gracietas.

Con una ajustadita chupa de cuero marrón, camisa desabrochada y pose deportiva, el presidente del Gobierno no desaprovechó la ocasión para echar en cara al PP y a Ciudadanos que no apoyen sus presupuestos. Y alardeó el estadista que, en cambio, había logrado llegar a un acuerdo con Macron y Merkel sobre Venezuela. No dijo que, en realidad, había ido a remolque del presidente francés en el reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela y que su genialidad de dar un ultimátum de 8 días a Maduro para convocar elecciones había sido la rechifla de las cancillerías de todo el mundo. Hasta el Parlamento europeo se ha adelantado a la fecha fijada por nuestro presidente. Pero él va a cumplir con su exitoso ultimátum y este mismo lunes, que se agota el plazo de 8 días, España reconocerá formalmente a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. Más vale tarde que nunca.

Pero lo más gracioso del mitin espectáculo de Sánchez en Aragón ocurrió cuando puso su recurrente cara de solemnidad para exigir al PP y a Ciudadanos “sentido de Estado” para sacar adelante sus presupuestos. Al no estar ni Casado ni Rivera en la sala, no pudieron contestarle que el sentido de Estado lo aplican al oponerse a unos presupuestos que todos los expertos vaticinan que como poco frenarían el crecimiento económico y multiplicarían el desempleo.

También recurre Sánchez a la falta de sentido de Estado de PP y Ciudadanos cuando denuncian las humillaciones del Gobierno ante las chulerías de la Generalidad y otras muchas tropelías del presidente al abordar el desafío secesionista. Y que continuarán con amnistías, indultos y lo que haga falta con tal de contar con el apoyo de los separatistas. La ya conocida como hipoteca del palacete.

Sánchez, en su cogorza de poder, ya se cree que los que se oponen a sus genialidades políticas no tienen sentido de Estado. Como siga más de la cuenta en La Moncloa, se hace una estatua ecuestre en la misma puerta de palacio. El hombre que modestamente prometió en la moción de censura que convocaría inmediatamente unas elecciones se agarra al poder con uñas y dientes. Ahora, quiere perpetuarse. Seguro, que en alguna cabezadita en el Falcon ha soñado con pasar a la Historia como el hombre de Estado del siglo. Y cuando se despierta, su ejército de pelotas le aplaude las gracias. Así no hay manera de que asuma que no es Churchill. Y que tiene que convocar elecciones cuanto antes.

En el fondo, a Pedro Sánchez le interesa seguir con las cuentas de Rajoy. Sigue en el poder otro año. Se amortigua el daño de sus decretazos y tiene la coartada para acusar a los que no apoyan “unos presupuestos sociales que crearían más empleo que nunca”. Tal cual repite Pedro Sánchez cada vez que puede. Y no solo él, si no que otros muchos se lo creen. No es broma. La progresía anda indignada con la oposición a esos presupuestos tan sociales. La derechona no les deja construir su paraíso.

Al menos, España puede presumir de tener un presidente gracioso. Lo malo es que él no lo sabe. Cree que la gente le toma en serio. Pero, especialmente cuando asiste a alguna cumbre internacional o a alguna timba en México, que el caso es volar lejos, Sánchez saca pecho de hombre de Estado cuando tiene que hablar. Los que le escuchan dicen siempre lo mismo: otra cosa, no; pero gracioso sí que es.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (22)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.