www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿HACIA UNA MOCIÓN DE CONFIANZA?

jueves 14 de febrero de 2019, 11:34h
Cataluña es de todos los españoles, no de un sector de los catalanes. Los fiscales Zaragoza...

Cataluña es de todos los españoles, no de un sector de los catalanes. Los fiscales Zaragoza y Cadena estuvieron certeros al rebatir la argumentación de unas defensas desquiciadas. Pusieron las cosas en su lugar descanso. “Segovia no es de los segovianos, ni Zaragoza de los zaragozanos, ni Cataluña de los catalanes independentistas, sino de todos”. Después de 500 años de Historia unida, un sector de la opinión catalana no puede descuartizar España. Constitucionalmente, los secesionistas catalanes solo tienen un camino legal: el que señala el artículo 168 de la Constitución.

Lo que no pueden pretender es que su conspiración para la rebelión, su plan minucioso, orquestado y pluriconvergente para cometer un delito, no tenga la respuesta del Estado de Derecho. El intento de golpe de Estado de Puigdemont, Junqueras y sus compinches se encuentra ya donde le corresponde: ante el Tribunal Supremo. En una exhibición de democracia pluralista plena, testificada por centenares de periodistas extranjeros, los presuntos delincuentes están siendo juzgados con todas las garantías. A pesar de su lamentable esfuerzo por convertir el juicio en político, siete magistrados independientes están dando una lección de equilibrio, actuando solo desde argumentos jurídicos.

La ley es ley para todos y los secesionistas catalanes, a las que no se juzga por sus ideas políticas, sino por su presunta violación de la Constitución, tendrán que responder, respaldados en la garantía del Estado de Derecho, a lo que hicieron: la presunta vulneración del ordenamiento jurídico. Se les ha recordado ya que no existe soberanía del pueblo catalán. La soberanía de Cataluña corresponde al entero pueblo español.

Y mientras los fiscales puntualizan a las defensas de los políticos presos, Pedro Sánchez y su equipo deliberan a fondo sobre someterse a una moción de confianza y aplazar las elecciones generales hasta el otoño. No son pocos, sin embargo, los que piensan que al PSOE le interesa ahora elecciones inmediatas y ocupar el centro político.