www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL DESCARADO MITIN DE PEDRO SÁNCHEZ

martes 19 de febrero de 2019, 11:43h
Pues claro. ¿Es que alguien se esperaba otra cosa? Rosa María Mateo, la impenitente castrista...

Pues claro. ¿Es que alguien se esperaba otra cosa? Rosa María Mateo, la impenitente castrista, obedeciendo órdenes de Pedro Sánchez, ocupó la poltrona de Televisión Española para garantizar la propaganda personal del presidente del Gobierno. Purgó a quien tenía que purgar, al mejor estilo soviético, y extendió en Prado del Rey la alfombra roja para que sobre ella desfilara la marcha triunfal de Pedro Sánchez, entre claros clarines y el largo cortejo de los paladines.

Anunciadas las elecciones generales, lo primero que ha hecho Mateo es prostituir Televisión Española, convirtiéndola en escenario del primer mitin de Pedro Sánchez antes de que, iniciada la campaña de manera formal, tenga que obedecer las decisiones de las autoridades electorales.

Pedro Sánchez aprovechó el mitin en forma de entrevista para cubrir de elogios su gestión y descuartizar a sus adversarios, con eficacia, puesto que empleó un tono moderado y conciliador. Lo importante, en todo caso no, es lo que dijo ni lo que insinuó, sino el hecho de que la televisión pública, pagada por todos los ciudadanos, se puso a su servicio par dedicar su mejor espacio a la propaganda del líder socialista.

El cinismo elevado al cubo de Sánchez y su entorno a nadie ha podido extrañar. Era lo que todos esperaban, lo que todos suponían. Así ha empezado la campaña electoral y así concluirá, a cara de perro y con todos los abusos que el sanchismo sea capaz de instrumentar.