www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ÉXITO DE ÁLVAREZ-PALLETE

jueves 21 de febrero de 2019, 13:17h
En una situación especialmente complicada, con la economía mundial todavía arriscada...

En una situación especialmente complicada, con la economía mundial todavía arriscada e incierta. José María Álvarez-Pallete ha conseguido, al frente de Telefónica, que la compañía ofrezca unos resultados sobresalientes: 3.331 millones de euros de beneficio, para satisfacción de todos, no solo de sus accionistas, también de España que consolida así a una de las empresas estelares en el mundo internacional.

Álvarez-Pallete consiguió además, sobre los beneficios, reducir la agobiante deuda en 2.445 millones de euros. En solo tres años el joven presidente ha aliviado esa deuda heredada en cerca de 10.000 millones de euros. La inteligente operación cerrada en Centroamérica mejora aún más la situación y robustecerá a la compañía en los mercados bursátiles. El presidente, que es hombre moderado y ecuánime, ajeno a cualquier tentación voluntarista, ha declarado, según recoge Fernando Cano en un prestigioso periódico digital, que sigue incrementando “el peso de los ingresos de mayor crecimiento y que continuamos invirtiendo en redes a la vanguardia de la tecnología. Todo esto a la vez que seguimos mejorando la posición financiera de la compañía, con un sólido flujo de caja libre, creciente sin incluir el espectro, que nos ha permitido reducir la deuda por tercer año consecutivo”.

El académico José Terceiro podría decir, como en su libro célebre, que Telefónica ha pasado del homo sapiens al homo digitalis. Aún más. La compañía mantiene en la figura de José María Álvarez-Pallete al homo sapiens, integrado de lleno en la sociedad digital. Transcurrió la Edad Antigua, la Edad Media, la Edad Moderna, la Edad Contemporánea… y vivimos ya de forma plena en la Edad Digital.

El presidente de Telefónica no ha tenido que adaptarse a la nueva Edad Digital. Por su juventud, por su formación, por sus inquietudes forma parte de ella y eso ha significado una bendición para la Compañía Telefónica, que se ha abierto de forma natural a todas las llamadas digitales, a las exigencias todas del nuevo mundo electrónico que se abre paso.