www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ Y EL EMPLEO PÚBLICO

viernes 01 de marzo de 2019, 12:37h
Para el funcionamiento correcto de las Administraciones solo hacen falta 700.000 funcionarios en España. Nuestra...
Para el funcionamiento correcto de las Administraciones solo hacen falta 700.000 funcionarios en España. Nuestra nación padece la carga abrumadora de 3.200.000 empleados públicos que despliegan la tela de araña de las infinitas trabas burocráticas.

Según el Servicio de Estudios del BBVA, la subida del salario mínimo decretado por Pedro Sánchez para atraerse votos costará en el entorno de los 160.000 empleos. Las empresas están reaccionando ante una imposición especialmente onerosa en algunos casos. La reacción del presidente del Gobierno ha sido inmediata. Ha ordenado ya la creación de empleo público por encima de las 50.000 personas, sin otra justificación que paliar lo que está ocurriendo. Como la inmensa mayoría de los nuevos empleados carecen de funciones, se inventarán para justificar sus sueldos nuevas trabas burocráticas. Los contribuyentes, encima de pagar a cargo de unos impuestos casi confiscatorios, deberán padecer el incremento de las gestiones burocráticas.

Una cosa es el objetivo, que merece todos los aplausos, de reducir las desigualdades sociales y otra cosa son las medidas precipitadas y electoralistas que terminan contribuyendo a la peor de esas desigualdades: el paro.

José Luis Rodríguez Zapatero nos hubiera conducido con su rosario de medidas insensatas a un corralito similar al argentino. Lo evitó Europa, que le exigió dar marcha atrás si quería evitar la intervención inmediata de la economía española por parte de la troika. Pedro Sánchez no se ha atrevido a seguir ese camino, pero está claro que en los pocos meses de su gestión se ha entregado a la demagogia económica, certeramente denunciada por el prestigioso Servicio de Estudios del BBVA.