www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ATLETISMO

La incógnita de Orlando Ortega, histórico plusmarquista español en activo

martes 12 de marzo de 2019, 23:40h
El referente del atletismo nacional insinuó en los últimos Europeos que se planteaba la retirada. Con 27 años y en su plenitud.

El pasado 2 de marzo, en el inicio de su participación en los Europeos de atletismo de pista cubierta, Orlando Ortega, el atleta de mayor rango internacional en el equipo español que competía en Glasgow, batió sin dificultades la primera ronda de los 60 metros vallas. Se declaró "tranquilo y contento" de cara a las citas venideras y señaló que "ha sido sólo una carrera". "Lo importante era pasar de ronda y estar tranquilo. Creo que he hecho una buena carrera tácticamente y me encuentro muy bien físicamente, así que mañana más y espero que aún mejor", analizó el plusmarquista español.

"Todo el mundo sabe que es uno de los mejores. Ha hecho su mejor marca de la temporada y yo siempre lo he tenido en cuenta entre los mejores. Ahora toca seguir luchando. Me siento bien, contento. No tengo problemas con los tacos, me gustan más que los de la Liga de Diamante, que son más altos", señaló al ser preguntado por Andrew Pozzi, vigente campeón y que corría en su serie. Así, el subcampeón olímpico -y medalla de bronce el año pasado en los Europeos al aire libre de Berlín- confirmaba que arribó a Escocia para bregar por todo. Lo hacía en condición de líder del ránking europeo del año con una marca de 7.49.

En su cruce había vencido a Pozzi por una centésima, pero avisó a navegantes que los británicos "iban a dar mucba guerra". "Quiero disfrutar, hacer las cosas bien. Después de Dusseldorf he mantenido el trabajo en los entrenamientos, me he sentido muy bien físicamente y contento, así que sólo queda disfrutar de la competición. No pienso en el récord de España (lo tiene él mismo en 7.45). No me preocupa ni me interesa pensar en él. Si cae, felicidades; si no cae, felicidades también", reflexionó en ese punto del relato.

Sin embargo, un día más tarde falló. Ortega se quedó a una centésima de la que hubiera siginificado su primera medalla en pista cubierta. Fue cuarto en la final de los 60 metros vallas de los Europeos, toda una decepción. Firmó un crono de 7.64. en una prueba en la que venció, inesperadamente, el chipriota Milan Trajkovic (con 7.60), seguido de los franceses Pascal Martinot-Lagarde (7.61) y Aurel Manga (7.63). Y el otro favorito y defensor del título, Pozzi, se sumó a la debacle del español al finalizar sexto (7.68).

Ortega había desembarcado para alcanzar la segunda medalla de oro para España en esta prueba en la historia del torneo -se pondría a la altura de la gesta que Javier Moracho consiguió hace 33 años en Madrid-. Lo afrontó aunque no se había prodigado en pista cubierta debido a que la distancia se le queda corta, ya que en los 60 metros es cuando acelera en la disciplina de 110 metros. Pero se concentró y preparó en el invierno, quedando segundo en el World Indoor Tour. Sin embargo, falló en el momento decisivo. No hizo una mala salida (176 milésimas), pero se quedó en los últimos metros.

Y, acto y seguido, desató la bomba con unas declaraciones inesperadas. "Ha sido un golpe muy duro esta carrera, lo único que quiero es desaparecer de este planeta. Son problemas personales difíciles de comprender y sobre los que prefiero no hablar ahora. En su momento se sabrá. Son problemas personales, pero relacionados con el atletismo", expuso, aclarando que esas dificultades no tenían que ver con a Federación Española. "Es importante hasta el punto de que ahora mismo puedo decir que no sé si seguir", afirmó, insinuando una retirada prematura a sus 27 años.

"La felicidad que tenía hasta hace unas horas ya no está, cuando crees que todo está bien, te das cuenta de que no. En su momento hablaré. He tratado de superarme, como me educaron mis padres. He pasado por muchas cosas complicadas, desde estar solo cuando vine de Cuba a España. Cosas que me podían haber afectado, pero nada como esto. Ahora toca intentar arreglar las cosas, sentarme en mi casa y pensar en qué voy a hacer con mi vida, pero igual no está en el atletismo", zanjó.

Ver esta publicación en Instagram

Rivals on the track! Friends off the track! And from today officially teammates! Welcome to the team @ortega_110_hurdles ????????????

Una publicación compartida de Milan Trajkovic, OLY (@milan110mh) el

A partir de ahí saltaron las alarmas en torno al futuro de uno de los mejores deportistas españoles. Y se supo, en esa misma fecha, que se trasladaría a Chipre para entrenar en el grupo de Antonis Giannoulakis, según había informado el medio local Sportsfeed. La noticia, firmada por Thanasis Nikolau, hermano del jefe de prensa de la IAAF, precisaba que Ortega se sumaría al grupo mencionado. Pero Alberto Suárez, amigo de Orlando aunque no su representante -lo es Alexander Ogink-, aseguraba que no sabía nada al respecto. "No he hablado con él desde el domingo después de la carrera. Le he llamado y escrito, pero no me ha contestado", afirmó.

La maraña se desentrañaría en este vector al saberse que quedó prendado de la actuación de Milan Trajkovic, que entrena con Giannoulakis. Ortega, que ha entrenado con su padre desde siempre, daba un volantazo casi familiar. Ogink, agente del vallista, tardó cuatro días -hasta el 7 de marzo- en confirmar que su cliente entrenaría en Chipre. "Estamos arreglando el viaje de Orlando a Chipre para este fin de semana, así que podrá empezar a entrenar el lunes", explicó el mánager.

"Está en una fase de su carrera en la que desea encontrar un nuevo estímulo en sus entrenamientos. Quiere entrenar con un técnico que ya dirige a otros grandes atletas. (Orlando) estaba en buenas relaciones con (Milan) Trajkovic y pensó que podrían ayudarse mutuamente", añadió. Y, llegado el día, este lunes se publicó en las redes sociales el inicio de los entrenamientos chipriotas. Lo hizo el propio Trajkovic, que adjuntó una foto al texto siguiente: "Rivales en la pista, amigos fuera de ella. Desde hoy Orlando es mi compañero de entrenamientos". Ortega, que este curso había cambiado de Madrid a Valencia su lugar de entreno, ha terminado por desligarse de su padre con la idea de tratar de proseguir en la élite con otro método. En un paso, al parecer, muy doloroso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.